ascensor más alto del mundo

En nuestro edificio, en centros comerciales, en el metro… Vemos muchos ascensores al cabo del día y, aunque algunos puedan ser de gran altura, nunca podrán superar al ascensor más alto del mundo, en China. ¡Precaución! Este post no es apto para personas con vértigo agudo.

En el Parque nacional de Zhangjiajie, en la provincia de Hunan, se encuentra el ascensor más alto del mundo, con nada más y nada menos que 326 metros de altura (si no te imaginas cuánto es esto, ya te decimos que muchísimo). Este ascensor, por ser único en el mundo y parada obligatoria para turistas, cuenta con su propio nombre: Ascensor Bailong, que significa “cien dragones”.

Por si fuera poco, se trata de un ascensor al aire libre en un enclave idílico repleto de naturaleza. Se encuentra en un acantilado de Wulingyuan, Patrimonio de la Humanidad desde 1992, cuyas formaciones arqueológicas fueron inspiración para la película Avatar en 2009. Por ello, promete unas vistas impresionantes a uno de los puntos más turísticos. Sus paredes acristaladas permiten ver todo el paisaje con claridad en un viaje de apenas 2 minutos, recorriendo toda la altura del acantilado.

 

¿Cómo se construyó un ascensor de tanta altura?

El ascensor es toda una obra de arte arquitectónica, formada por tres ascensores de doble cubierta, con capacidad de 50 personas. Es una estructura de acero, sujeta al acantilado, que supuso un coste de 120 millones de yuanes, aproximadamente 16 millones de euros.

Se construyó entre 1999 y 2002, pero sus puertas estuvieron cerradas durante un tiempo hasta 2003 para garantizar su seguridad. Para levantar el ascensor más alto del mundo se realizaron túneles de hasta 154 metros, además de instalar sismógrafos para, en caso de terremoto, poder desalojarlo a tiempo.

 

El impacto de una obra arquitectónica como el Ascensor Bailong

El ascensor de los “Cien Dragones” cuenta con no uno, sino con tres Records Guinness. En 2015, le dieron uno por ser el ascensor exterior más alto del mundo, otro por ser de doble cubierta y el tercero por ser el más rápido y con mayor carga de pasajeros.

Durante mucho tiempo se debatió su impacto ecológico, y se cuestionaba su legalidad al estar construido Patrimonio de la Humanidad. Finalmente, no se llevó a cabo su demolición y se defiende que exista. Para ello, se alega que el ascensor evita acampadas para ver este lugar y reduce el paso de personas por una zona protegida, ya que subiendo a la cabina puedes disfrutar de este hermoso paisaje en pocos minutos sin tener que recorrerlo a pie.

En ocasiones los ascensores nos permiten llegar a lugares que quizás pensaríamos imposible alcanzar, con vistas increíbles de manera privilegiada. El ascensor más alto del mundo es una maravilla merecedora de una visita inolvidable a un lugar de ensueño.

Si quieres batir el record de este ascensor o instalar uno más pequeño, ponte en contacto con nosotros 🙂

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *