La línea que separa estos dos términos parece no estar lo suficientemente definida.

Aunque entre nosotros, aficionados a la tecnología de los ascensores, las diferencias entre uno y otro estén muy claras, hay personas que equívocamente utilizan “ascensor” y “montacargas” en su día a día para referirse al mismo artilugio (el ascensor).

Y es que, a decir verdad, esta confusión no es tan disparatada como en un principio podría parecernos, porque la finalidad y el mecanismo de estos aparatos son casi idénticos.

En cualquier caso, nos sentimos en el deber de aclarar este malentendido, por eso hemos preparado un artículo que despejará cualquier duda y te permitirá, si lo necesitas, afianzar estos dos conceptos.

 

¿En qué se diferencian los montacargas de los ascensores?

La respuesta a esta pregunta es sencilla y de una lógica aplastante: los ascensores transportan personas; los montacargas, por lo general, no.

 

Finalidad

Si bien es cierto que ambos son equipos de elevación, los montacargas tradicionales han sido diseñados estrictamente para el transporte vertical de mercancías y cargas pesadas, mientras que los ascensores, además de ser un medio de transporte para las personas, también pueden utilizarse puntualmente (y dentro de unos límites) para el transporte de cargas ligeras y de pequeñas dimensiones.

Esto no es negociable. Por cuestiones de seguridad, la normativa sobre ascensores prohíbe tajantemente que una persona viaje en montacargas, puesto que estas herramientas no cumplen con los requisitos ni disponen del equipamiento necesario para garantizar nuestra seguridad en caso de accidente.

No obstante, es importante señalar que en la actualidad ya existen modelos modernizados y más avanzados de montacargas industriales, que son aptos para que las personas también viajen en ellos. Esto es especialmente útil para que los operarios carguen y descarguen la mercancía en las diferentes plantas de grandes superficies, fábricas o almacenes.

 

Desplazamiento

Los montacargas se desplazan generalmente a una velocidad de 0.15 metros por segundo. Los ascensores, sin embargo, son algo más veloces: su velocidad media suele estar entre 1 y 2 metros por segundo.

 

Características físicas

En el plano estético es fácil identificar las diferencias. Al contrario que en los ascensores, en los montacargas prevalece la funcionalidad frente a los acabados elegantes y el diseño. Estas máquinas a menudo presentan un aspecto industrial, el cerramiento de la cabina no siempre es total y el cuadro de control (botonera) es mucho más sencillo.

 

Otros aspectos

Si continuamos analizando en detalle, observamos que, a diferencia de los ascensores, los montacargas no necesitan foso ni cuarto de máquinas para su instalación, tampoco de un teléfono de emergencias ni de controles de mantenimiento tan periódicos. Por otro lado, la altura que suelen alcanzar no supera las 6 plantas. Los ascensores, por el contrario, pueden tener un recorrido tan largo como la propia altura de los edificios en los que se instalan.

Algo verdaderamente sorprendente además sobre los montacargas es que pueden llegar a transportar pesos de hasta 10 toneladas.

¿Mucho más claro ahora? ¡Esperamos que sí!

 

Escríbenos un mensaje en la sección de comentarios o ponte en contacto con nosotros si quieres que te informemos sobre las soluciones en montacargas de Inapelsa.

¡Echa un vistazo a otras entradas interesantes de nuestro blog!

¡El blog de Inapelsa va camino de cumplir los 6 años! 🎉

Durante el transcurso de su primer lustro, hemos escrito, analizado, debatido, investigado y compartido contigo todo tipo de información sobre el mundo de los ascensores.

Así que hoy queremos poner a prueba tus conocimientos, ¡que no deben ser pocos en absoluto!

¿Preparado? Desde Inapelsa, hemos confeccionado esta lista de curiosidades y datos interesantes sobre el ascensor y todo su universo. ¿Cuántos de ellos ya conocías previamente gracias a nuestro blog (u otras fuentes)?

¡Déjanos un comentario y cuéntanoslo, estamos deseando comprobar cómo de instruidos están nuestros lectores!

 

 

Origen

El origen de los ascensores se remonta al Antiguo Egipto, época y lugar en los que el ascensor no era más que un sistema de carga de rampas y cuerdas ideado para transportar piedras y otras materias primas.

El autor

El ascensor, tal y como lo conocemos hoy día, es un invento atribuido al estadounidense Elisha Graves Otis en 1854.

Seguridad a bordo

Compitiendo directamente con los aviones, el ascensor es considerado como uno de los medios de transporte más seguros del mundo. De hecho, hay más posibilidades de sufrir un accidente en una escalera mecánica que en un ascensor.

En cabeza

Con la friolera de 20 ascensores por cada 1.000 ciudadanos, España es el país que más ascensores tiene por número de habitantes del mundo.

Música, maestro

La música de ascensor existe, se llama “muzak”. Su nombre se lo debe a la compañía Muzak Holdings, que a principios del siglo XX empezó a crear hilos musicales relajantes para tiendas y edificios comerciales. Con el tiempo, se empezó a reproducir estas melodías dentro de los ascensores para tranquilizar a los pasajeros que se estrenaban en este medio de transporte.

En posición

Se conoce como “baile del ascensor” al comportamiento que solemos tener en los ascensores cuando compartimos el viaje con otras personas. Los pasajeros suelen reproducir las posiciones de los puntos de un dado dentro de la cabina para respetar la distancia interpersonal.

Reflejos

Los ascensores incorporan espejo porque contribuyen a reducir la sensación de claustrofobia que pueden llegar a experimentar algunas personas dentro de la cabina. El espejo crea mayor sensación de espacio e incluso puede distraernos durante el trayecto.

Batiendo récords

China y el Parque Nacional de Zhangjiajie son hogar de uno de los elevadores más espectaculares que existen en la actualidad, el “Ascensor de los Cien Dragones”. Con 326 metros de alto, este ascensor figura en el libro Guinness de los Récords como el ascensor exterior más alto del mundo.

Accesibilidad

Día a día, miles de ascensores permiten que todo tipo de edificios, viviendas y zonas públicas sean accesibles para las personas con discapacidad física. Gracias a ellos, el mundo es un lugar un poco más justo y cómodo para todos.

El primero

El primer ascensor de España se instaló en el número 5 de la calle Alcalá de Madrid a finales del siglo XIX.

Paisaje urbano

De no ser por los ascensores, no conoceríamos los rascacielos, y las grandes ciudades no habrían podido acoger a todas las personas que hoy viven en ellas. El horizonte de las grandes urbes sería muy diferente si no existieran los ascensores.

 

¡Hasta aquí nuestro repaso a la cultura general de los ascensores! ¿Estabas ya al tanto de todo? ¡Cuéntanoslo en la sección de comentarios!

Desde nuestro blog, seguiremos ingeniándonoslas para ofrecerte información útil e interesante sobre el pasado, el presente y el futuro de los ascensores.

No olvides que puedes ponerte en contacto con nosotros para solicitar información sobre cualquiera de nuestros servicios de instalación y mantenimiento.

¡Quédate un rato más con nosotros! En esta última entrada del blog estuvimos discutiendo sobre los montacoches.

El incesante crecimiento de nuestras ciudades nos empuja a buscar soluciones que nos permitan vivir cada vez mejor.

El ascensor, sin ir más lejos, hace posible que en ciudades españolas tan pobladas como Madrid o Barcelona (por poner un ejemplo) podamos seguir construyendo edificios altos para vivir, trabajar o incluso divertirnos.

A pesar de todo, cada día es mayor el número de personas que habitan en las grandes urbes, y ninguno de nosotros quiere renunciar a las comodidades que la vida moderna pone a nuestro alcance.

¿Sabías que España ocupa la decimocuarta posición en la lista europea de coches por persona? Si lo ponemos en cifras, hablamos de unos 520 vehículos por cada 1.000 habitantes, lo cual no es poco.

El problema del tráfico y su consecuente contaminación son un claro reflejo de la sobrepoblación de algunas ciudades, como también lo es la falta de espacios en la vía pública para el estacionamiento de los vehículos.

Por suerte, la tecnología de los equipos de elevación también tiene algo que aportar al mundo automovilístico…

 

¿Qué son los montacoches?

Los montacoches son equipos de elevación especialmente diseñados para el transporte vertical de vehículos turismos, con conductor y acompañantes a bordo.

Constituyen una solución de lo más práctica en aquellos edificios en los que, por cuestiones urbanísticas y de espacio, no es viable la construcción de una rampa de acceso al parking (que puede ser subterráneo o estar en un nivel superior al de la calle).

Es frecuente encontrar montacoches en instalaciones de aparcamiento público en la zona céntrica de las ciudades, en talleres mecánicos, en concesionarios o incluso en edificios de viviendas compartidas. Los montacoches facilitan el acceso y la salida de los vehículos y ayudan a ahorrar metros cuadrados útiles dentro de los inmuebles.

 

¿Cómo funcionan?

Atendiendo a las dimensiones del edificio, las características de los vehículos, y las necesidades del usuario final, los montacoches pueden diseñarse en una gran variedad de modelos con diferentes funcionalidades y acabados. Pueden ser eléctricos o hidráulicos, con cabina o plataforma, con mayor o menor capacidad de carga, etc.

Las cabinas de los ascensores montacoches van equipadas con un panel de control colocado a una altura y distancia apropiadas para que el conductor pueda alcanzarlo desde el asiento y a través de la ventana, sin que haya necesidad de bajarse del vehículo. Además, también suelen disponer de mando a distancia y protecciones laterales que facilitan la maniobras.

 

Los montacoches de Inapelsa

En Inapelsa diseñamos ascensores montacoches de tipo hidráulico adaptándonos a las condiciones y a las circunstancias de cada proyecto arquitectónico y de cada cliente.

Nuestros montacoches incorporan cabinas acabadas en chapa de acero pintadas o en laminado plástico, puertas automáticas centrales en pintura de epoxi o en acero inoxidable, y sistemas de renivelación con puerta abierta.

 

¿Tienes un proyecto entre manos? Nos encantará conocerte y ayudarte a que lo pongas en marcha con esta u otras de nuestras soluciones en sistemas de elevación.

Puedes ponerte en contacto con nosotros en cualquiera de los canales de nuestra página de atención al cliente.

¿Por qué crees que los ascensores son tan populares en las redes sociales? Los selfies de ascensor son casi tan antiguos como los móviles con cámara de foto. Les hemos dedicado una entrada en nuestro blog, ¡no te la pierdas!

Nadie se resiste a los seductores encantos de un ascensor y su espejo.

Y si tú eres la excepción que confirma la regla y nunca te has sacado un selfie en este medio de transporte, tranquilo, que seguro que conoces a alguien que sí lo ha hecho en algún momento de su vida.

Para muchos, los selfies de ascensor son todo un guilty pleasure (placer culpable, o en otras palabras, algo que nos avergüenza reconocer que nos gusta).

Pero, ¿qué es un selfie exactamente? Pues, lo que en español se ha llamado toda la vida “autorretrato”. El caso es que este anglicismo, como otros tantos, es hoy día un término ampliamente extendido y utilizado por millones de hispanohablantes en todo el mundo (para el pesar de muchos lingüistas).

En la actualidad, prácticamente toda persona con teléfono móvil tiene en sus manos la posibilidad de hacer fotos en cuestión de pocos segundos. Entonces, si podemos tomarnos selfies en cualquier parte, ¿por qué el ascensor parece ser la localización estrella de esta clase de fotografías?

 

Espejito, espejito…

La gran mayoría de ascensores integra un espejo de grandes dimensiones en el interior de la cabina. Con ellos, a menudo podemos vernos reflejados de cuerpo entero, una ventaja para todos aquellos (entre los que se incluyen muchas celebridades) que disfrutan compartiendo en sus redes la ropa o los complementos que lucen cada día.

 

Cuando nadie nos ve

No nos comportamos de la misma forma solos o en compañía, ¿verdad? Cuando viajamos solos en ascensor, la cabina se convierte en un espacio individual, íntimo y acogedor. Esos escasos segundos entre planta y planta en los que nadie nos observa pueden ser la oportunidad perfecta para disfrutar de un momento privado más allá de nuestro hogar. ¿Por qué no habríamos de permitirnos un poco de sana vanidad?

 

El set

A diferencia de otros espacios con espejo como nuestra habitación o los cuartos de baño de nuestra casa, la cabina de un ascensor es un espacio bien iluminado a cualquier hora del día y con una estética neutral y sencilla. A nadie le interesa lo mucho o poco ordenado que tenemos nuestro dormitorio, el estilo de decoración de nuestro salón o el diseño de los aparatos sanitarios de nuestro baño; de lo que se trata es de que nos vean a nosotros. Nada más.

 

 

Sea como sea, es innegable que existe un magnetismo especial entre el espejo de nuestro ascensor y la cámara de nuestro móvil.

Resulta interesante cuando menos comprobar cómo los ascensores han llegado a formar parte de la cultura digital, y a ser considerados por muchos como los mejores estudios fotográficos del momento.

 

Ponte en contacto con nosotros en cualquiera de nuestros canales y cuéntanos cómo es el ascensor que te gustaría tener, incluyendo luces y espejo. 😊

¿Te apetece seguir navegando un rato más en nuestro blog? Anímate a echarle un vistazo a este artículo sobre la Ley de Propiedad Horizontal y su normativa en materia de ascensores.

Si crees que el momento de instalar un ascensor en tu comunidad de vecinos cada vez está más cerca, lo más aconsejable ahora es informarse y tener claros los requerimientos para poder llevar a cabo dicha instalación. ¡Te echamos una mano con este artículo!

¿Qué es la Ley de Propiedad Horizontal?

La Ley de Propiedad Horizontal es la institución jurídica y el órgano que recoge las normas encargadas de regular la forma en que un inmueble se organiza y estructura. Con estas normas, también se regula la relación que tienen los propietarios con los bienes del edificio en el que residen, ya sean de naturaleza común o privada.

Se deduce entonces que el ascensor es un bien sobre el que la Ley de Propiedad Horizontal tiene mucho que decir, al tratarse de un elemento que forzosamente ha de ser instalado en las zonas comunes de un edificio, en cuya propiedad pueden participar un grupo numeroso de personas (vecinos o miembros de una empresa, por ejemplo).

¿Qué hay que saber antes de instalar un ascensor?

Para instalar o no un ascensor en un edificio compartido, primero será necesario poner en marcha una votación, en la que deberán participar todas las personas directamente afectadas por esta decisión.

Es fácil comprender que las propietarios que vivan (o trabajen, en caso de tratarse de una empresa) en la planta baja del edificio se reserven el derecho de votar no, ya que no necesitarán hacer uso del aparato en la mayoría de los casos. No obstante y, de acuerdo con lo que establece la ley, no podrán quedar exentos de contribuir económicamente en la instalación en caso de que esta finalmente se apruebe.

La Ley de Propiedad Horizontal expone que debe existir una mayoría simple de votos para que la instalación del ascensor tenga luz verde.

En aquellos casos en los que la instalación sea necesaria para garantizar la plena accesibilidad del edificio, no hará falta llegar a un consenso; esta será obligatoria. Del mismo modo en que lo sería si fuera un vecino, trabajador o cualquier prestador de servicios con discapacidad motriz o mayor de 60 años quien lo solicitara.

Una vez instalado…

Otro aspecto al que debemos poner atención son los costes de mantenimiento. Las revisiones periódicas, los controles de calidad y los mantenimientos rutinarios son considerados por la Ley de Propiedad Horizontal de carácter obligatorio para todos los ascensores, y han de ser cubiertos y compartidos por todos los propietarios del inmueble.

 

Esperamos que la información aquí expuesta haya despejado algunas de tus dudas. Desde Inapelsa, te animamos a que te pongas en contacto con nosotros en cualquier momento, de esa forma podremos ofrecerte asesoramiento personalizado y ampliarte información sobre este y otros temas legales relacionados con los ascensores.

En nuestra página de contacto te mostramos los diferentes canales que ponemos a tu disposición para atenderte las 24 horas del día.

Colocar el ascensor en la fachada es una solución muy práctica para los edificios antiguos cuya estructura no admite una instalación en el interior. ¡Más en este blog!

 

 

La movilidad reducida afecta a más de 2,5 millones de personas en España. La gran mayoría con edades superiores a los 65 años.

 

Este dato es así, porque hay muchas otras familias con algún mayor a su cargo, que no son conscientes de que éste cuenta con un problema de movilidad, ya que un 60% de las personas que cuentan con esta característica, no hacen uso de ningún instrumento de ayuda.

Ya sea de un tipo o de otro, este hecho, imposibilita llevar una vida plena, y siempre que podamos facilitarles el día a día, con la instalación de nuestros ascensores y elevadores, estaremos ahí.

 

¿Te imaginas que una persona con esas características no pudiera subir las escaleras para llegar a su hogar?

 

Por eso, desde 1978, hemos realizado más de 10.000 instalaciones de ascensores en Madrid, y 3.500 a lo largo de toda la península.

Desde 2015, el pleno del Ayuntamiento aprobó una moción para poner en marcha una línea de ayudas a la instalación de ascensores en edificios que carecen de ellos, es decir, los más antiguos. Estas subvenciones supusieron un importe total de 2millones de euros.

Pero… ¿Cuándo se pueden poner ascensores en los edificios vintage?

Siempre que se disponga de un espacio lo suficientemente amplio, como para poder encajar el ascensor, contando con las medidas de seguridad necesarias y siendo accesible en todas las plantas del edificio.

Además, se debe contar con dos variables extra:

  • Un espacio previsto para la maquinaria del ascensor, determinado por los expertos que se encarguen de dicha instalación.
  • El consenso previo de toda la comunidad de vecinos, que debe estar de acuerdo para realizar la obra, contando con el presupuesto que supone.

¿Qué huecos se pueden aprovechar para su instalación?

  • El hueco de la escalera: así el coste será mucho menor, ya que aprovechamos un hueco que ya existe y nos evitamos grandes obras. Si no, habría que crear ese espacio, redistribuyendo el portal.
  • Utilizar las fachadas de los edificios: en el caso de ser un edificio cuya fachada esté protegida, nos debemos olvidar de la idea.
  • Aprovechar patios de luces, carboneras o trasteros exteriores: esta obra es más económica que otras, aunque convencer a todos los vecinos de este tipo de obras, quizás sea más tedioso.

De todas esas opciones, vamos a tratar la fachada de los edificios:

En territorio nacional, sorprende la cantidad de edificios antiguos que existen sin estar adaptados a las personas con movilidad reducida. Esto es así, porque no existía una normativa de accesibilidad con la que realizar todas estas construcciones.

Para ser más exactos, en Madrid, por ejemplo, existen más de 43.000 edificios de más de tres plantas, que no cuentan con un elevador, lo que supone un 40% del total de los edificios construidos en esta comunidad autónoma.

Por el contrario, en todos los edificios de obra nueva, es obligatorio que esté adaptado a la accesibilidad, para que todas las personas que les guste la vivienda puedan vivir en ella.

Actualmente, estas construcciones, dotan de la importancia que se merecen.

Ayudas y subvenciones destinadas a esta construcción:

Destaca el plan estatal de vivienda 2018-2021, en el que se incluye la rehabilitación de los edificios para poner ascensor y mejorar la accesibilidad.

Un plan que nace con distintos objetivos, entre los que podemos destacar estos dos:

  • “Facilitar el disfrute de una vivienda digna y adecuada a las personas mayores y con discapacidad mediante el fomento de conjuntos residenciales con instalaciones y servicios comunes adaptados”.
  • “Contribuir a mantener la reactivación del sector inmobiliario, fundamentalmente, desde el fomento del alquiler y el apoyo a la rehabilitación de viviendas, edificios y a la regeneración y renovación urbana o rural”.
Ministerio de Fomento – Gobierno de España.

Las ayudas a la rehabilitación de un edificio serán preferentes para los edificios anteriores al año 1996.

Los 3 sencillos pasos para realizar su instalación:

  • Informe de evaluación previo a su instalación.
  • Elaboración del proyecto para obtener la licencia de obras.
  • Utilizar la fachada para la instalación del ascensor.

Con todo esto, ya estaría todo listo para realizar la instalación del ascensor en la fachada y revalorizar así el edificio.

China, ese gran país que lucha por convertirse en la primera economía mundial, con una cultura milenaria de 5.000 años de historia a sus espaldas y con un gran número de costumbres que los hacen especiales, destaca su aversión por el número cuatro.

Y es que, en algunas ocasiones, sus hábitos, chocan con nuestra cultura occidental, convirtiendo al país de 1.400 millones de habitantes, en uno de los lugares más supersticiosos del mundo.

Entre sus infinitas curiosidades, destaca esta asociación de la ‘Mala Suerte’ con el inofensivo, número 4.

Mientras en otros países, esta asociación está ligada al número 13, en el país más poblado del mundo, en cambio se hace con el número 4, pero con una explicación, que desarrollamos a continuación. ¡Sigue leyendo!

El número ‘cuatro’ se pronuncia <>, igual que la palabra ‘muerte’ <>, aunque se escriben con caracteres diferentes.

Un sonido que espanta a los habitantes de Asia Oriental, convirtiendo este hecho en algo homofónico, y extendiéndose a Japón, Singapur, Hong Kong y en menor medida, a Corea.

Tanto es así, que incluso números como el 14, 24, 34, etc. tampoco existen… ni cualquier otra cifra que termine en 4, mucho menos del número 44, que equivaldría a doble ‘Mala Suerte’.

Existen una serie de “artimañas” para que se evite el número 4, ya no solo en ascensores, sino en habitaciones de hotel, escaleras, etc. Y es que en lugar de 4 pueden escribir ‘3A’ o incluso, saltar directamente a la quinta planta del edificio que sea.

ascensor-china-misterio

Y es que el pánico al número cuatro tiene el nombre ‘tetrafobia’. Una superstición más común de lo que creemos, sobre todo en el mundo asiático.

Y tú, ¿también la sufres?

Añadir que en Corea, esta ‘tetrafobia’ es menos notable, pero igualmente el piso cuatro se salta en hospitales y otros edificios públicos similares.

Sin embargo, por el contrario, los números 5 y 8, se gastan otra fama mucho más amable, y es que son dos números relacionados con la ‘Buena Suerte’. Por lo que cuanto más los veamos o más se repitan, mejor suerte tendremos.

Siendo así, que los números de teléfono que cuentan con estos dos tipos de cifras cuestan más dinero que los que no los contienen. Añadiendo que, en China, los números de teléfono cuentan con 11 dígitos, imaginemos las combinaciones infinitas que se puede llegar a hacer para contener estos dos dígitos.

Como anécdotas, se puede destacar:

  • Todos los aviones militares chinos comienzan con el número cinco.
  • En ciudades como Hong Kong y Singapur, en algunos edificios, tanto el número 13 como el 14, no existen. Continuando con la tradición de otros países que también son supersticiosos a estas cifras.
  • En ciudades como Pekín, las matrículas de los coches se otorgan mediante números de lotería, para restringir el tráfico. Estas placas se dividen en tres tipos:
    • Blancas: destinadas a vehículos del Ejército.
    • Azules: se aplican en los coches privados.
    • Negras: para todo tipo de turismo extranjero.

Sabiendo esto, nos podemos imaginar cuáles cuentan con el mayor número de 8 en sus matrículas: generales del ejército y altos mandos del partido Comunista.

Y seguro que existen otras muchas más singularidades al respecto, ¿cuál es la de tu ascensor? Ponte en contacto con nuestro equipo de expertos y cuéntanoslo o aprovecha para realizar cualquier otra cuestión que te haya surgido al respecto.

¡Nos vemos en el próximo artículo!

El calor de este verano no está pasando desapercibido, ni siquiera para los ascensores. Un sol rabioso ha mantenido nuestros termómetros por encima de los 35 grados prácticamente desde que empezara el periodo estival del presente año.

Y no hace falta decir que el calor nos resta energía, nos vuelve irritables y afecta negativamente a nuestra disposición para trabajar y hacer cosas.

Algo parecido ocurre con los ascensores, porque las máquinas también sufren el lado menos divertido del verano y se quejan mucho menos que nosotros.

En la entrada de hoy analizamos cómo afectan las altas temperaturas a los ascensores, y te damos algunos consejos para que puedas prevenir daños y mantener a punto la maquinaria de tu equipo durante los meses más calurosos del año.

 

Los inconvenientes del verano

El verano dispara los termómetros en nuestro país, no es una sorpresa. Pero no es el calor el único enemigo de los ascensores. Otros fenómenos atmosféricos propios de esta estación, como las tormentas y las lluvias ocasionales, los cambios drásticos de temperatura o la humedad, también pueden interferir en el correcto funcionamiento de un ascensor, en la medida en que pueden producirse interrupciones en el suministro eléctrico o fallos técnicos y averías en el aparato.

¿Cómo podemos evitarlo? Sencillo, realizando controles preventivos y, por supuesto, llevando al día las revisiones periódicas de mantenimiento durante el resto del año.

En los meses en los que más aprieta el calor, como julio y agosto, será necesario supervisar que todo está en orden en el cuarto de máquinas del ascensor, y lo que es igual o más importante aún, controlar que la temperatura en este espacio no sobrepase los 32ºC. Del mismo modo, el nivel de humedad dentro del habitáculo no debería ser superior a un 85%.

Si hablamos de ascensores hidráulicos, por ejemplo, es importante prestar atención a la calidad y la consistencia del aceite. Las válvulas de control electrónico son las encargadas de controlar el flujo de aceite necesario para que el ascensor opere con normalidad. El calor hará que el aceite no sea tan denso y esto podría afectar a la velocidad y la calidad del desplazamiento de la cabina.

Por otro lado, será conveniente también velar por un correcto mantenimiento del estado del foso, ya que, a causa de la lluvia, podrían producirse filtraciones en el hueco del ascensor.

Por su parte, la humedad puede provocar oxidaciones y deterioros en la estructura y los componentes del aparato.

 

¿Qué ascensores están más expuestos?

Los ascensores exteriores, cuyo emplazamiento se realiza anexo a la fachada o partes externas de un edificio, son, como es lógico, los más vulnerables al recalentamiento. El cristal, a menudo, predomina entre sus componentes y se trata de un material que retiene altos niveles de calor.

Los paneles sándwich están especialmente diseñados para proporcionar aislamiento térmico (y también acústico). Se trata de una solución muy práctica en estos casos porque con ellos conseguimos reducir el almacenamiento de calor dentro de la cabina, haciendo más cómoda la experiencia de los usuarios al viajar y protegiendo al equipo de fenómenos meteorológicos adversos.

 

En conclusión, es muy recomendable que los ascensores sean sometidos a inspección antes y después de aquellas estaciones en las que alcanzamos temperaturas extremas, como pueden ser el invierno o, en este caso, el verano.

En Inapelsa te proporcionamos asesoramiento y servicio técnico de máxima calidad todos los días del año. Si tienes cualquier consulta o necesitas que enviemos personal cualificado allí donde tu estás, ponte en contacto con nosotros por teléfono, correo o presencialmente en cualquiera de nuestras delegaciones.

Esperamos que, estés donde estés, hayas tenido o tengas pronto oportunidad de descansar y de divertirte este verano.

¿Qué es el cuarto de máquinas de un ascensor y dónde se encuentra? Te damos todos los detalles aquí.

En apariencia, el funcionamiento y el mecanismo de un ascensor es sencillo y no presenta grandes complicaciones. Pero, lejos de lo que pueda parecer a simple vista, un equipo de elevación está compuesto por maquinarias con todo tipo de piezas y componentes complejos y de lo más sofisticados.

Si estás familiarizado con el mundo del ascensor (lo damos por sentado), es muy posible que hayas oído hablar de los “cuartos de máquinas”.

En la actualidad, los cuartos de máquinas son más comunes en ascensores de edificios antiguos. Que la instalación de un ascensor contemple o no la inclusión de un cuarto de máquinas hoy día dependerá de una gran variedad de factores condicionantes. Entre ellos, por ejemplo, el presupuesto que estemos barajando, las características del inmueble en el que se vaya a instalar el ascensor y el tipo de uso y finalidad que vayamos a dar al aparato.

¿Qué es exactamente el cuarto de máquinas?

No necesitamos ser expertos o dedicarnos al mantenimiento de equipos de elevación para encontrar una respuesta. Un cuarto de máquinas es, como su propio nombre indica, un habitáculo o espacio que alberga la maquinaria y el equipo de herramientas necesario para que un ascensor pueda funcionar.

Como ya hemos analizado en otras entradas del blog, la mayoría de ascensores pueden englobarse dentro de dos categorías: hidráulicos y eléctricos.

Por norma general, el cuarto de máquinas de ambos modelos contiene una serie de elementos comunes, como son el cuadro de maniobra, la rejilla de ventilación, las protecciones eléctricas y las luces, tanto del propio cuarto, como del hueco de la instalación.

Además de todo esto, también existen componentes exclusivos para cada tipología de ascensor:

En el caso de los hidráulicos, en el cuarto de máquinas encontraremos una central compuesta principalmente por bombas, válvulas, un depósito de aceite y un motor.

Por su parte, el cuarto de los ascensores eléctricos cuenta con un soporte donde se coloca el equipo, el limitador de velocidad y la máquina de tracción.

En último lugar, y sin ser por ello menos importante, es interesante saber que el cuarto de máquinas también es hogar de los equipos y utensilios necesarios para llevar a cabo un rescate cuando tiene lugar un accidente por atrapamiento.

¿Y dónde se encuentra?  

Para hablar de la ubicación del cuarto de máquinas, de nuevo debemos diferenciar entre equipos hidráulicos o eléctricos.

Lo más común en los modelos eléctricos es que el cuarto esté localizado en la parte superior del hueco del ascensor, aunque no es raro encontrarlo también en la parte más inferior.

En los hidráulicos, podemos encontrarlo en cualquiera de las plantas del edificio y, preferiblemente, estará contiguo al hueco del ascensor.

En torno a cada comunidad de vecinos, cliente o usuario particular encontraremos circunstancias y necesidades diferentes, que serán determinantes a la hora de seleccionar un tipo de elevación u otro, con o sin cuarto de máquinas.

Como siempre en estos casos, lo mejor es dejarse aconsejar por un equipo de técnicos cualificados. En Inapelsa te ofrecemos nuestro asesoramiento más profesional y personalizado y te esperamos en cualquiera de nuestras delegaciones.

¿Sabes qué es un Organismo de Control Autorizado? ¡Pásate por este artículo y averígualo!

O.C.A. son las siglas correspondientes a Organismos de Control Autorizados. Estos organismos desempeñan un rol esencial para la seguridad de las personas, pues su labor principal es someter a inspección técnica todo tipo de productos, equipos, instalaciones y procesos de carácter industrial.

Entre estos se encuentran, naturalmente, los ascensores.

La OCA nada tiene que ver con las revisiones periódicas y el mantenimiento rutinario que realiza cualquier compañía de ascensores. Esta inspección es obligatoria para absolutamente todos los equipos de elevación. Sin el correspondiente aprobado después del examen, el ascensor puede no ser un medio seguro, y los propietarios podrían estar enfrentándose a múltiples sanciones económicas, administrativas y penales si decidieran seguir utilizándolo sin realizar las reparaciones que aconseja el organismo.

Para simplificarlo un poco, podríamos formular el siguiente paralelismo: la OCA es para los ascensores lo que la ITV para los coches; un reconocimiento exhaustivo para un medio de transporte de uso cotidiano. Profundicemos en la cuestión.

 

¿Con qué frecuencia se lleva a cabo la inspección?

Esta inspección técnica obligatoria no tiene la misma periodicidad para todos los equipos. De acuerdo con el Reglamento de Aparatos de Elevación y Manutención del Real Decreto 2291/1985, y con la Instrucción Técnica complementaria AEM 1 “Ascensores” del Real Decreto 88/2013, deben someterse a ella cada:

  • 2 años  los ascensores de edificios industriales o de gran afluencia de personas
  • 4 años  los ascensores de comunidades de vecinos con más de 20 viviendas o más de 4 plantas
  • 6 años para el resto de los ascensores

 

Será el propietario o la comunidad de propietarios quienes se encarguen de solicitar que se lleve a cabo esta inspección para poder cumplir así con lo que dispone la normativa, contratando los servicios del Organismo de Control Autorizado que crean conveniente. Asimismo, tras la evaluación, también serán el o los propietarios los que, con la asistencia de su compañía mantenedora, se aseguren de realizar las modificaciones o reparaciones necesarias para el equipo si procede.

 

¿Cuáles son los posibles resultados?

Hay tres posibles escenarios después de la revisión:

Favorable
El equipo supera con éxito la revisión y recibe una pegatina verde. Esto indica que la instalación funciona correctamente aun con defectos leves que deben corregirse, pero que no comprometen la seguridad de los pasajeros.

 

Desfavorable con defectos graves
En este supuesto, el organismo hará entrega de una pegatina de color naranja y dará un plazo de 6 meses para que las anomalías que se han detectado durante la evaluación queden subsanadas. De no ser así, el ascensor tendrá que quedar fuera de servicio.

 

Desfavorable con defectos muy graves
De presentar defectos muy graves, el organismo entregará una pegatina de color rojo y dejará inhabilitado el equipo hasta que se realicen todas las reparaciones necesarias.

 

Independientemente de si la resolución es desfavorable con defectos graves o desfavorable con defectos muy graves, una nueva inspección del equipo será necesaria cuando queden corregidos todos los desperfectos.

 

Como siempre, desde Inapelsa recordamos la importancia de someter nuestros equipos de elevación a esta y tantas revisiones como sean necesarias y recomienden las compañías mantenedoras y la normativa en vigor.

Si necesitas hablar con nosotros para resolver dudas o para que te ampliemos información sobre esta u otras cuestiones, no dudes en llamarnos a cualquiera de nuestras delegaciones o escribirnos por correo. Nos encantará ayudarte.

 

¿Cómo de útil te resulta el espejo dentro de los ascensores? Sin que lo sepas, este elemento juega un papel crucial en tu bienestar cada vez que viajas a bordo de un ascensor. ¡Pásate por esta entrada de nuestro blog para saber de qué hablamos!