El miedo a permanecer en espacios cerrados es más común de lo que pensamos. Cuando esto deriva en un terror desorbitado, que incluso dificulta nuestro día a día en el trabajo o rutina, es posible que se trate de una fobia.

La claustrofobia es el miedo a ahogarse o dentro de un sitio cerrado y afecta a más de 300 millones de personas, lo que supone casi el 5% de la población. Los ascensores son los protagonistas por excelencia de esta patología, ya que muchos de los que la padecen sienten angustia al imaginarse dentro y pensar en la asfixia.

Para aprender a combatir esta ansiedad, la clave está en una exposición al miedo poco a poco poniendo en práctica tácticas de gestión de la respiración y control de los malos pensamientos.

 

Vencer el pánico gradualmente

 

Es importante que tengas en cuenta todos los pasos que realizas desde que subes a un ascensor hasta que bajas en el piso deseado, de forma que seas consciente de qué momentos te provocan más ansiedad.

Algunos de esos momentos podrían ser: subir en un ascensor desconocido, montar en un ascensor muy lleno (o quizás para ti es peor si está vacío), entrar y enfrentarte a cómo se cierran las puertas, pulsar el botón de subir… Apunta en una lista todos los momentos que te causen malestar. De esta forma, podrás ordenarlos desde los que menos te afecten hasta los que más ansiedad te produzcan e ir superando uno a uno.

 

La clave es practicar, y repetir un paso las veces que haga falta hasta que te sientas con confianza para pasar al siguiente. Durante este proceso, puedes intentar que el camino sea lo menos brusco posible. Si tu miedo es subir solo por si te quedas encerrado sin nadie más, busca las horas puntas para empezar a ensayarlo sintiéndote reconfortado. Así con casa paso, utilizando cosas que te hagan sentir mejor hasta que ya puedas hacerlo con normalidad. Finalmente, poco a poco podrás llegar a enfrentrarte a los últimos de la lista con éxito.

 

Trucos para el proceso de superación

 

Practica respiraciones profundas, exhalando de forma tranquila, para evitar que aumente tu ritmo cardiaco causándote mareo y sensación de que te quedas sin aire.

Puedes apoyarte en amigos, familiares o vecinos que te acompañen en los viajes en ascensor, si te sientes más seguro yendo con una persona de confianza.

Prepara una serie de opciones para poder ir haciendo durante el trayecto del ascensor, en función de si es menos o más largo: redacta un mensaje en tu móvil, lee un artículo, revisa tus redes sociales, ojea una revista o ¡haz la lista de la compra! Cualquier actividad corta que te permita centrar tu mente en otra información y la mantenga alejada de los pensamientos negativos y de pánico.

 

Y, sobre todo, no olvides que acudir a terapia psicológica para superar estos casos es lo más normal del mundo y, además, aconsejable si no te ves con ganas de enfrentarlo solo.

 

¿Tienes este miedo o conoces a alguien que le supere el hecho de montar en ascensor? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! Y, si tienes recomendaciones de qué podemos hacer para que estas personas puedan vencerlo, ponte en contacto con nosotros.

Las tormentas de verano son unos de los fenómenos más frecuentes por estas fechas. No es habitual pensarlo, pero una tormenta puede afectar a tu ascensor y ocasionar una importante avería. Del mismo modo, los cambios de temperatura también pueden causar daños en el funcionamiento del ascensor. Por esto, es necesario revisar el ascensor después de verano.

 

Tormentas de verano

Los hechos que más se repiten son el impacto de un rayo en la central eléctrica y los problemas ocasionados por filtraciones de agua de lluvia. Los rayos pueden ocasionar problemas en el suministro de electricidad e incluso paros de la cabina. También pueden surgir averías eléctricas esporádicas que se pueden prevenir con revisiones periódicas, para evitar que pasajeros queden atrapados.

Si el agua de las tormentas se filtra a la sala de máquinas, puede provocar un cortocircuito e incluso inundaciones en el foso.

Por todo esto, es importante que un técnico revise los cables, el motor, el foso, pulsadores, sensores… Gracias a esto, podrá cambiar alguna pieza si ha quedado en mal estado y corregir cualquier deficiencia que pueda suponer un riesgo, con el objetivo de prevenir accidentes.

 

Humedad en los fosos

Debido a estas tormentas, se genera humedad que incluso puede provocar que el ascensor deje de funcionar. Esta humedad en el ambiente provocada por las filtraciones de agua puede oxidar las piezas de la estructura del ascensor. Revisar los fosos, la instalación eléctrica y las piezas que han podido resultar deterioradas, es algo que no puede dejar de hacerse en esta época.

 

Altas temperaturas en los meses de verano

El calor de esta época y una temperatura sin regular también pueden ocasionar fallos en el funcionamiento. La sala de máquinas debe permanecer siempre a no más de 32ºC y nunca a menos de 7ºC para un trabajo óptimo del mecanismo. Por esta razón, revisar este aspecto durante y después del verano es muy importante, para que el ascensor no se averíe ni sucedan daños mayores.

 

Para nosotros, la seguridad de nuestros ascensores es fundamental y siempre insistimos en la importancia de las revisiones. Si te surge alguna cuestión relacionada con esto, no dudes en contactar con nosotros.

60 segundos de media es el tiempo que pasamos esperando un ascensor. Seguro que parece insignificante, pero es un tiempo muy valioso que muchas marcas han utilizado para captar la atención de los consumidores con sus productos o servicios a través de la publicidad.

¿Cómo se hace esto? Con ideas creativas para ascensores. La idea es saber aprovechar el espacio que brinda el ascensor y las diferentes posibilidades y elementos, logrando así propuestas publicitarias excepcionales que generan un gran impacto. ¿En 60 segundos? Más que suficiente. Y si a eso le sumamos el tiempo de viaje en cabina, el efecto es impresionante. Al tratarse de un tipo de publicidad poco frecuente pero muy llamativa, aumenta la capacidad de atención de los usuarios y la efectividad del mensaje.

Para muestra un botón, hemos seleccionado algunas impresionantes propuestas ideas creativas en ascensores con las que vas a alucinar.

Seguro reconocerás “La Creación de Adan”, el famoso fresco de Miguel Angel en el techo de la Capilla Sixtina, pero ¿a que tiene algo diferente? Esta vez el Dr. Kim, cirujano plástico, lo ha utilizado como pilar fundamental de su publicidad en ascensores y lo ha llevado a otro nivel. Lo interesante es que cobra vida cada vez que alguien pulsa el botón para llamar el ascensor, dando sentido al mensaje principal, “nace otra vez”.

El interior de la cabina también se utiliza mucho para este tipo de acciones publicitarias. Swiss Skydive, empresa organizadora de vuelos en paracaídas, ha creado esta ingeniosa vista en el suelo del ascensor para dar la sensación de volar sobre la ciudad. ¡Una pasada!

¿Se te ocurre alguna otra idea creativa para hacer publicidad en los ascensores? ¡Las esperamos en los comentarios! Además si se te ocurre alguna de estas ideas para tu ascensor, puedes ponerte en contacto con nosotros

Los cruceros Royal Caribbean son muy conocidos por su lujo, elegancia e ingenioso sentido de la aventura. Sin duda, entrar en uno de ellos es toda una experiencia. El Rising Tide es uno de los originales bares del crucero Oasis of the Seas, que ya de por sí es una auténtica pasada. Toboganes acuáticos, discotecas temáticas, espectáculos en vivo, restaurantes, heladería y hasta un escape room. Cada área del crucero tiene un atractivo curioso y, en el corazón del atrio, se encuentra nuestro protagonista, que encara la forma más divertida y original de viajar en ascensor

Da un sorbo a tu cóctel, cerveza o vino favorito mientras disfrutas de una experiencia de 8 minutos, el tiempo que tarda el Rising Tide en llegar desde la planta Royal Promenade a la cubierta Central Park. Este increíble bar – ascensor está asentado en una especie de fuente, que da un espectáculo acuático y luminoso mientras hace su recorrido hasta las plantas altas y puede llevar hasta 35 pasajeros a la vez, incluyendo a las 3 personas encargadas de atender la barra. Además, tiene mesas y sillas dispuestas a lo largo de toda la estructura para que puedas sentarte o, simplemente, admirar el recorrido desde las barandillas, donde se te perderá la mirada en un inmenso salón decorado al mejor estilo de los años 60 y abierto las 24 horas. Si aún no das crédito, espera que viene lo mejor.

Foto: Royal Caribbean

 

El Rising Tide pesa 40 toneladas, elevadas unos 10 metros a través de 4 columnas telescópicas de una forma muy suave, eliminando hasta el más mínimo movimiento o vibración. En su diseño, era fundamental lograr que, en un buque en movimiento, la plataforma fuera 100% estable y sin riesgos de que se derramasen las bebidas.

En los 8 minutos de recorrido sube o baja a penas 3 plantas (de las 17 en total que componen el crucero), desde la planta 5 a la 8, pero seguro que vale la pena. Disfruta de una fabulosa experiencia en el bar de las bebidas con este vídeo. ¡Salud!

La tecnología, así como ha generado empleos en las sociedades modernas, también ha hecho desaparecer muchos otros, desplazando la mano de obra humana. Lo cierto es que la relación entre la tecnología y el trabajo es un conflicto, pues todo se está automatizando. Este es el caso de los ascensoristas pues, hasta finales de la década de los 40, ir en ascensor era una profesión. Leer más

En muchas ocasiones, decidimos subir por las escaleras en lugar de utilizar el ascensor, pero muchas personas no pueden ni siquiera plantearse esta posibilidad. El acceso a los espacios para personas con movilidad reducida supone un problema social en muchas ciudades de España, incluso en Madrid y, frente a este escenario, es inevitable pensar en las facilidades que nos ofrece y lo necesario e indispensable que es tener un ascensor.

Según los datos del censo de población y viviendas del INE del año 2011, de los 129.085 edificios que había en Madrid en el momento, 84.179 no tenían ascensor, lo que representaba un 66% del total. Ciertamente, el Ayuntamiento en estos años ha otorgado diversas subvenciones para la instalación de ascensores en estos edificios, lo cual significa que el panorama ha mejorado. Sin embargo, no podremos tener cifras oficiales hasta el próximo censo en el 2021.

El problema se presenta, especialmente, en los edificios de cinco y seis plantas, pues sólo el 40% de los edificios con cinco alturas en Madrid tienen ascensor. Muchos de ellos son construcciones de la década de los 60, cuando el ascensor se consideraba un lujo.

Según este mapa de Urban Data Analytics, donde se muestran en rojo los barrios donde predominan las viviendas con ascensor y en verde aquellos en los cuales sucede completamente lo contrario, es evidente que los barrios más afectados son los del sur de la ciudad. Allí las viviendas son, por lo general, de antigua construcción y están en pleno proceso de modernización. Además, otro factor muy importante es que la mayoría son chalés unifamiliares. San Diego, Pueblo Nuevo, San Andrés, Valdezarza son algunos de los barrios más afectados. Sin embargo, según las estadísticas, la cosa pinta peor en Aluche. Cinco de las ocho secciones censales con más viviendas de seis plantas sin ascensor están allí, concretamente en la colonia de Puerto Chico. El primer ascensor se instaló en el 2015 y el acontecimiento fue tal, que salió en el periódico local.

El escenario es diferente si miramos las zonas en color rojo, caracterizadas por tener viviendas más modernas, nuevas construcciones y mayores rentas per cápita. De cualquier forma, la conclusión es solo una: el ascensor es un elemento indispensable en nuestra vida cotidiana.

Razones para instalar un ascensor:

  • Aunque, sin duda alguna, representa una comodidad, hay personas que realmente lo necesitan para poder desplazarse, incluso para poder salir de su vivienda. Personas mayores, con movilidad reducida, padres con niños pequeños, subir con las bolsas de la compra. Instalar un ascensor es una inversión en calidad de vida.
  • Se revaloriza la vivienda. Los pisos en fincas que cuentan con ascensor se pueden vender hasta un 30% más caro que aquellos que no disponen de él.
  • Un ascensor supone comodidad para todos y ahorro en tiempo a la hora de movilizarnos.

En Inapelsa ascensores diseñamos y fabricamos el ascensor necesario para tu finca. Te sorprenderás con las posibilidades con las que contamos para encontrar el elevador que más te guste. Nuestro departamento técnico te realizará un estudio para desarrollar un proyecto de instalación del ascensor que necesitas, adaptándonos a tus necesidades.

 

Fuente: El Diario de España

Para todos, usar el ascensor forma parte de nuestra vida cotidiana y es completamente normal tenerlo como opción número uno para trasladarnos de forma rápida, incluso ante una situación de emergencia. Sin embargo, se pueden presentar situaciones de riesgo en las que usar el ascensor puede representar un peligro para nosotros. ¿Sabes cuáles son?

En un incendio

Seguro que habrás leído y escuchado varias veces que ante un incendio la primera prohibición es no usar el ascensor. ¿Por qué? Lo más importante es que ante una situación como esta puede haber un corte de electricidad y, en consecuencia, el o los ascensores del edificio dejarán de funcionar inmediatamente. De hecho, suspender el suministro eléctrico del edificio es uno de los primeros protocolos de actuación de los bomberos para evitar explosiones.

Por otra parte, el hueco del ascensor actúa como una especie de chimenea, ya que los gases que se producen en el incendio buscan cualquier espacio para salir y, este, es uno de ellos. Quedar encerrado en la cabina podría ser muy peligroso en un escenario como este.

Mantener la calma es importante al igual que identificar el lugar en el que se encuentra el incendio. Si se genera en plantas superiores, accede rápidamente a las escaleras y abandona el edificio. Por el contrario, si se encuentra por debajo de la planta en la que estás y, en caso de que el fuego haya alcanzado ya las salidas del edificio, es más conveniente acceder a la terraza donde habrá aire y mayor facilidad a la hora del rescate.

Durante un terremoto

El daño más frecuente que puede producir un seísmo en los ascensores es el descarrilamiento del contrapeso. Su función es, principalmente, equilibrar las cargas o el peso de la cabina para facilitar el trabajo del motor. Cuando esto ocurre, dependiendo de la magnitud del seísmo, el contrapeso puede impactar con excesiva velocidad en la cabina o, incluso, la cabina puede desplomarse completamente.

Tormentas eléctricas

Las tormentas de verano, las fuertes lluvias y la humedad son factores naturales que también pueden ocasionar averías en un ascensor. Durante una tormenta, una de las consecuencias evidentes son los cortes de electricidad. Aunque en este caso es probable que el servicio se restablezca rápidamente, podrías quedarte atrapado en la cabina.

Si las precipitaciones son muy intensas y prolongadas, también pueden producirse filtraciones en la sala de máquinas o inundaciones en pozos y pasadizos. No uses el ascensor si te encuentras en una de estas situaciones.

Inundaciones

Finalmente, y en ocasiones, si hay algún tipo de filtración en el edificio puede inundarse el foso del ascensor. Esto puede ocurrir por varias razones: por daño en una tubería de agua o saneamiento del edificio, por inadecuada impermeabilización del foso, por la subida del nivel freático o por filtraciones de agua de lluvia. Ante esta situación, existe un riesgo eléctrico y de oxidación del mecanismo del ascensor o de la propia cabina, los cuales no están diseñados para mantener contacto con el agua de forma constante. Por lo que es indispensable suspender el uso del ascensor hasta hallar la raíz del problema y solucionarlo.

¿Te ha gustado el artículo? Te recomendamos leer también “¿Qué hacer si te quedas atrapado en un ascensor?”. Compártelo con tus familiares y amigos.

El ascensor del Arco Gateaway, se alza imponente sobre el Río Misisipi en Misuri, es el monumento construido por el hombre más alto de Estados Unidos. También se le conoce como “puerta de occidente” y fue construido y diseñado por el arquitecto de origen finlandés, Eero Saarinen, en honor a la expansión hacia el oeste del territorio norteamericano. Comenzó a erigirse durante el invierno de 1963 y terminó a finales de 1965, abriendo sus puertas al público dos años después.

Hay dos formas de ascender a sus 192 metros de altura: por las escaleras de emergencia ubicadas a cada lado del monumento, con 1.076 escalones cada una o, por supuesto, en ascensor. El acceso al monumento es subterráneo, donde comienza lo impresionante. El centro de visitantes, situado bajo el arco y entre las patas, es de grandes dimensiones y alberga oficinas, un museo, un cuarto de máquinas y la sala de espera para tomar el ascensor.

Nuestro medio de transporte favorito en el Arco Gateaway está formado por dos tranvías, uno en cada pata. Se trata de un grupo de 8 cápsulas de aspecto futurista y forma ovoide, cada una con capacidad para 5 personas. Dichas cápsulas ascensor salen cada 10 minutos, con un recorrido de cuatro minutos en subida. Al salir, los visitantes ascienden por una pequeña rampa para entrar en el observatorio, en lo más alto del arco. Se trata de una pequeña sala arqueada con capacidad para 160 personas, pero con unas vistas impresionantes. Hay 32 ventanas, 16 a cada lado, dispuestas a lo largo del observatorio y a través de las cuales se puede apreciar el Río Misisipi, el sur de Illinois, la ciudad de San Luis y, si hace buen tiempo, se puede llegar a ver hasta casi 50 kilómetros de distancia desde allí.

Datos curiosos:

  • Los ascensores del arco se instalaron en 1968. Antes de esto, las personas ascendían por las escaleras. Lleva aproximadamente una hora y media llegar al observatorio a pie.
  • El presupuesto de construcción fue de 13 millones de dólares de la época.
  • Está construido en acero inoxidable.
  • El 15 de enero de 1969, un visitante de Nashville, Tennessee, se convirtió en el millonésimo visitante en llegar al observatorio; la diezmillonésima persona ascendió a la parte superior el 24 de agosto de 1979.
  • En 2007, los tranvías habían recorrido en todos sus viajes un total de 400.000 kilómetros, habiendo transportado a más de 25 millones de pasajeros.
  • No es accesible para personas con movilidad reducida, por el pequeño espacio de los ascensores. Además el observatorio no dispone de ningún tipo de asientos.
  • El arco mide 630 pies de altura, un poco más del doble de lo que mide la Estatua de la Libertad.
  • Pesa 17.246 toneladas, 900 de ellas corresponden al recubrimiento de acero del exterior.

¿Cuál dirías que es la mayor virtud de estos increíbles ascensores? Sin duda, en Home creemos en su gran capacidad para llevarnos a lo alto y brindarnos vistas fenomenales. Disfruta del siguiente vídeo y cuéntanos tu opinión en los comentarios.

 

Seguro que habrás visto, incluso en fotografías, la portada de una de las edificaciones más importantes de Barcelona cubierta por andamios gigantes y en diferentes fases durante años. Y es que el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia no sólo ha sido expuesto a una imponente restauración, sino que casi 140 años después aún sigue en construcción. Escáners, escaladores, grúas con cámaras integradas y otras tecnologías de vanguardia son las responsables de gestar un resultado que nos dejará a todos maravillados.

La construcción de la Sagrada familia se inició en el año 1882 y para cuando acabe de erigirse en 2022 según lo previsto con el levantamiento de seis torres adicionales, una de ellas denominada la torre de Jesucristo, será el edificio más alto de Barcelona. No cabe duda de que la obra de Gaudí es un ícono arquitectónico de la capital catalana y, por si fuera poco, contará con un moderno ascensor en esta nueva torre. Sí, has leído bien. Un ascensor que se está preparando para el interior del núcleo de la torre de Jesucristo y que facilitará el acceso desde los 85 hasta los 138 metros de altura.

Como aprecias en la fotografía, el ascensor de la Sagrada Familia, estará dentro de una escalera de caracol dispuesta a lo largo de toda la estructura, construida en paneles de piedra tesada, cuyo tamaño y peso son cuatro veces los de un elefante. Los arquitectos debatieron la posibilidad de construir todo en este material, incluso el ascensor. Sin embargo, sólo se tenían previstos unos óculos circulares para permitir al visitante mirar el exterior de manera intermitente a medida que avanzaba el recorrido, pero en un espacio tan cerrado esto no resultaba atractivo. Así que, en combinación con la piedra del exterior, decidieron construir el ascensor de vidrio y acero, lo que promete conseguir que el visitante disfrute de una experiencia trascendente y pueda admirar el interior de la torre durante todo el viaje.

Toda la cubierta es de vidrio transparente, lo que da una sensación de amplitud. Además, la estructura de este cierre del ascensor es extremadamente ligera, y cuelga de una plataforma superior situada a 144 metros de altura a partir del plano del templo, a la que se podrá llegar subiendo a pie un piso más después de la última parada, situada a una altura de 138 metros.

Seguramente te preguntas, ¿es realmente seguro un ascensor de vidrio? La respuesta es sí. Y es que no es cualquier vidrio, el ascensor de la torre más alta de la Sagrada Familia contará con piezas de grandes dimensiones y una triple capa de vidrio curvo. En las estructuras compuestas por este tipo de materiales siempre es necesario usar vidrio de seguridad de diversas capas para que, en el hipotético caso de que un golpe rompa el vidrio, no caigan trozos astillados, ni quede un vacío desprotegido. De esta manera, las diferentes capas facilitan que se sostengan mutuamente y, aunque estén agrietadas, se mantengan en su sitio dejando un margen de tiempo para la reparación.

El resultado de esta construcción será un increíble ascensor moderno, minimalista y que promete una experiencia inolvidable. El crecimiento de la basílica gaudiniana, con la construcción de estas torres, es el elemento más significativo de toda esta transformación. Como último dato curioso, el pasado 27 de marzo se colocó el segundo nivel de la Torre de Jesucristo, por lo que ya ha llegado a los 95,68 metros de altura.

Fuente: Blog de La Sagrada Familia

Si se te cruza un gato negro tienes mala suerte; no pases el salero, ¡que horror!… ¿Cuántas veces no hemos escuchado frases como estas? Muchas. También hay supersticiones en ascensores y una serie de historias y hoy mencionamos cinco de ellas.

1. Ni número 13, ni número 4

Así como en occidente el número 13 es de mala suerte, en China el premio a los malos augurios se lo lleva el número 4. A tal punto, que muchos ascensores no disponen de la cuarta planta en el tablero, ni tampoco del 14, el 24 ni ninguna planta que contenga este número. La razón es que, en mandarín, la pronunciación entre las palabras “cuatro” y “muerte” es muy similar, y esta última se evita a toda costa en la vida cotidiana.

2. Mucho peso, menos seguridad

Puede que todos hayamos pensado en algún momento de nuestra vida que si el ascensor lleva mucho peso (bien sea muchas personas o equipos de gran tamaño dentro) no es seguro y puede desplomarse durante el trayecto. Lo cierto es que esto es totalmente falso. En caso de haber demasiado peso, lo normal es que el ascensor no cierre sus puertas hasta que se aligere un poco la carga y pueda comenzar el recorrido.

Esto también podríamos relacionarlo con otra creencia, que el ascensor tiene un único cable que lo sostiene y que, si se rompe, se caerá y podremos sufrir un accidente. Un ascensor dispone de varios cables de acero y diversos mecanismos que lo sostienen y hacen seguro en todo momento.

3. Las puertas pueden abrirse en cualquier momento

¿Pueden abrirse las puertas del ascensor, aunque este no se encuentre en una planta? Falso. Los ascensores están configurados para que la cabina controle el abrir y cerrar de las puertas única y exclusivamente una vez se encuentre en alguna planta a través de un complejo mecanismo.

4. El misterio de los espejos en el ascensor

Que haya espejos en los ascensores no es casualidad ni mero capricho, al contrario, su propósito es completamente psicológico. Cuando comenzaron a construirse edificios de gran altura y aún los ascensores eran muy lentos, se instalaron algunos espejos para que las personas pudieran admirarse y no aburrirse durante el trayecto. Hoy en día los ascensores son mucho más veloces, sin embargo, se ha mantenido este elemento ya que da sensación de amplitud y alivia la ansiedad que puede generar en muchas personas verse en un sitio tan pequeño.

5. ¿Y si te quedas atrapado?

Al quedarse atrapado en un ascensor, lo mejor es salir rápidamente pues algo malo puede ocurrir. Esto es una creencia muy arraigada y probablemente tenga mucho que ver con el nerviosismo que puede ocasionar el encierro. No obstante, los ascensores en la actualidad son bastante seguros y lo mejor que podemos hacer en estos casos es buscar la forma de pedir ayuda y esperar. Si quieres saber un poco más de este tema, te recomendamos leer nuestro artículo “¿Qué hacer si te quedas atrapado en un ascensor?”