El ascensor es uno de los grandes temas de disputa en las comunidades de vecinos. Cuando ya lleva tiempo instalado, todos están muy a gusto y cómodos en su edificio pero, cuando de repente se avería, vienen los llantos. Pasan los días, no hay noticias de una próxima reparación y es entonces cuando te preguntas: ¿quizás es que no quieren arreglar el ascensor? ¿Es esto posible?

Si, hay que arreglar el ascensor: forma parte del inmueble y tiene que estar en buen estado

Cuando el ascensor se avería es como si cualquier otro elemento del edificio se hubiera dañado: forma parte del inmueble por el que estás pagando y que debe asegurarte todas las comodidades y servicios que se establecieron previamente cuando llegaste a esa casa.

Además, que esté averiado puede suponer un riesgo para la seguridad de todos los vecinos, por eso, en cuanto hay un problema técnico, los miembros de la comunidad y propietarios deben ponerse manos a la obra para encontrar a un profesional que solucione el problema.

¿Se tiene que votar a mayoría?

No, como hemos mencionado antes, al tratarse de un bien necesario dentro del edificio, es más que suficiente que un vecino pida la reparación del elevador. Sin embargo, sí se puede votar entre los miembros de la comunidad la empresa profesional que quieren que lleve a cabo la labor de reparación, buscando y comparando entre calidad, precio y demás factores que quieran considerar.

Lo que los propietarios sí pueden negarse a hacer es mejorar los servicios, o añadir nuevas instalaciones en relación al ascensor que no sean estrictamente necesarias para su funcionamiento y utilidad. En ese caso, deberían votar y ponerse de acuerdo entre los vecinos para ver si quieren invertir en ello y pagar más por dichos servicios.

Si no se tiene instalado un ascensor previamente y algún vecino lo solicita, esto debe votarse a mayoría, siempre y cuando en la comunidad no cuentan con ninguna persona discapacitada ni con algún anciano de mayor de 70 años. En este caso, la instalación sería obligatoria para garantizar la accesibilidad.

¿A quién es mejor acudir cuando se ha estropeado el ascensor?

Cuando el ascensor se avería, lo que hay que hacer es comunicar el problema lo antes posible a la empresa que lleva el mantenimiento del elevador en el edificio. Dentro de las cabinas suele estar una placa con un contacto de emergencia de la empresa que instaló ese ascensor. Ellos, una vez hayan evaluado el fallo elaborarán un presupuesto en el caso de que sea algo grave o más costoso de reparar, y lo arreglarán.

La importancia de un buen mantenimiento del ascensor

Por último, hay que remarcar la importancia de una revisión buena y de calidad porque, pese a que los ascensores son un transporte de lo más seguro y se construyen con los mejores materiales, siempre cabe la posibilidad de que algo falle y acabe averiándose. Para que esto no suceda, es imprescindible un control eficaz y seguro.

Un buen mantenimiento conlleva un buen rato de revisión. La empresa limpiará los elementos esenciales, probará todo las piezas, que las puertas funcionen sin fallo y comprobará su funcionamiento en general.

Lo mejor es que todos los vecinos estéis al tanto de las revisiones y seáis conscientes de la importancia de un buen mantenimienrto de vuestro ascensor para evitar cualquier tipo de avería que pueda repercutir en vuestro día a día. Arreglar el ascensor es esencial, pero mantenerlo en buen estado, ¡es aun mejor! Si tienes cualquier pregunta relacionada con el mantenimiento que hacemos nosotros, no dudéis en preguntarnos por nuestras redes sociales.

En los edificios urbanos, los ascensores son un elemento clave para garantizar la movilidad y accesibilidad de todos los usuarios: aeropuertos, estaciones de metro e incluso espacios exteriores de orografía singular. El ascensor urbano ha llegado a pie de calle, para facilitar la movilidad en tramos de la ciudad donde la orografía es compleja.

Los elevadores instalados en espacios públicos y exteriores, están diseñados para funcionar con la máxima seguridad y eficiencia, facilitando la accesibilidad de personas con problemas de movilidad y mejorando el confort en los desplazamientos. ¿Te imaginas visitar edificios de decenas de pisos subiendo escaleras? ¡Menos mal que tenemos un ascensor urbano en cada uno de ellos

Ascensor urbano: accesibilidad y espectáculo

Actualmente, el ascensor urbano no solo garantiza que cualquiera pueda desplazarse por todos los pisos del edificio, sino que se ha convertido incluso en una atracción turística que, además de ser un elemento arquitectónico funcional, nos permite contemplar escenarios de lo más originales y espectaculares vistas

El ascensor urbano salva distancias de hasta 30 metros de altura y crea nuevos puntos de vista mediante pasarelas y miradores. Incluso contribuye a conservar el legado histórico de la ciudad.

La necesidad de eliminar las barreras arquitectónicas en la ciudad 

Es posible que ciertas áreas urbanas cuentan con un entramado complejo que para muchos usuarios supone un problema de independencia y accesibilidad. Estas zonas complejas suelen presentar pendientes muy pronunciadas que complican el paso de usuarios discapacitados, ancianos, niños, peatones y ciclistas. Gracias al ascensor urbano, podemos eliminar todas las barreras que entorpecen la rutina diaria de estas personas y les permiten participar activamente en la ciudad. 

Tipos de ascensores urbanos 

Gracias a la tecnología, las infraestructuras arquitectónicas han evolucionado y han podido adaptarse a las tendencias urbanísticas.

Muchos ascensores urbanos se han convertido en los miradores de la ciudad, en puntos turísticos e incluso son entradas a cascos históricos.  También es muy común encontrarnos con la combinación de ascensor y pasarela para solucionar un problema geográfico, por ejemplo, conectar dos puntos situados a diferentes alturas, el paso de un rio, o el sorteo de un área conflictiva.

Si en España preguntas por el ascensor urbano, seguro que te mencionan alguno de estos:

Ascensor urbano en Gironella (Barcelona)

El centro histórico de Gironella se encuentra en una colina de 20 metros de altura. Además, la parte más moderna del municipio se encuentra al otro lado del río. El ascensor urbano mejora la conectividad entre ambas zonas y salva desniveles.

Ascensor urbano en Gironella (Barcelona)

Ascensor urbano en Echavaoiz (Pamplona)

En el barrio de Echavaoiz había zonas donde la accesibilidad era el principal problema para los vecinos. Para solucionarlo, se colocaron dos pasarelas y un ascensor, que ahora salva un desnivel de 30 metros. 

Ascensor urbano en Echavaoiz (Pamplona)

Ascensor en las murallas romanas de Lugo

Este ascensor se diseñó cuidando el más mínimo detalle, para que no desentonara con el entorno. Gracias a él, la muralla ahora es accesible para personas con movilidad reducida o en sillas articuladas.

Ascensor en las murallas romanas de Lugo

¿Conoces algún otro ascensor urbano que se haya convertido el el protagonista de la ciudad? ¡Te leemos en comentarios! Si en tu ciudad hay un tramo en el que la accesibilidad entre dos puntos brilla por su ausencia, contacta con nosotros para que estudiemos el proyecto sin compromiso.

¿A que ya no puedes imaginarte un gran edificio o bloque de viviendas sin ascensor? Ahora los usamos a diario, sobre todo en las grandes ciudades y en los trabajos de oficina. Pero realmente, los ascensores, ¡no tienen tantos años! ¿Sabrías decir cuántos años tiene el primer ascensor de España? ¡Te lo contamos!

En sus inicios, los primeros ascensores eran muy pesados y solo estaban capacitados para subir y bajar mercancía, lo que actualmente serían los montacargas. 

El inventor estadounidense Elisha Otis fue el primero que diseñó y fabricó el primer elevador que reunía las características para transportar personas. 

El primer ascensor, en la calle Broadway de Nueva York

Fue en 1857, en la tienda de objetos de porcelana E.V. Haughwout & Co, donde se presentó el primer ascensor parecido a lo que ahora conocemos. La cabina y mecanismo había sido presentada en la Exposición Universal de 1853 de la misma ciudad, recogiendo una gran expectación y repercusión.

Diferencias entre el primer elevador y los de ahora

Este primer ascensor se construyó para llevar a no más de seis personas y se movía a una velocidad de diez metros por minuto. Actualmente, una gama estándar de ascensores pueden comprender una velocidad desde los 20 centímetros por segundo hasta 1 metro por segundo, incluso más velocidad en recorridos amplios. ¡La diferencia es alucinante!

Como características destacadas del ascensor de Nueva York estaba un freno manual de seguridad y un motor de vapor.

El primer ascensor en España

Pero, ¿cuándo llegó el ascensor a España? En nuestro país, el primer elevador se instaló en Madrid, en la calle Alcalá número 5, pleno centro de la capital del país. 

El 15 de diciembre del año 1877, un equipo de ingenieros y el responsable del edificio, Valentín Morales, firmaron la instalación de la primera cabina. Desgraciadamente, ni el ascensor ni el edificio están ya en pie, porque la construcción fue derruida en los altercados de la Guerra Civil.

Desde este logro, no se vuelven a tener noticias de elevadores hasta el año 1903. Según las crónicas de palacio de Madrid, fue ese año cuando se inauguraron 3 ascensores en el Palacio Real y ¡se les pusieron hasta nombre! Carlos III, Rey y Damas.

En la primera década del siglo XX Madrid siguió incorporando ascensores y le siguieron Valencia y Alicante. ¿Conoces lugares que necesiten ascensor pero todavía no lo tengan? ¡Dínoslo en comentarios!

¿Alguna vez has escuchado a atletas decir que entrenan a más de 2500 metros sobre el nivel del mar? Muchos deportistas de alto nivel llevan a cabo, en momentos puntuales, sesiones de entrenamiento en altura, esto es, a una mayor altura sobre el nivel del mar que el lugar en el que van a competir. ¡Te contamos el porqué!

Nuestro cuerpo necesita respirar aire porque el oxígeno es esencial para las reacciones bioquímicas del metabolismo de cada una de nuestras células. Cuanto más oxígeno tenemos, nuestro cuerpo se siente más cómodo. Sin embargo, nuestro cuerpo se acostumbra y se vuelve sensible a la falta de oxígeno.

¿En qué consiste el entrenamiento en altura?

El entrenamiento en altura consiste en aumentar la resistencia del cuerpo, acostumbrándolo a un entorno con poco oxígeno.

Normalmente, este tipo de entrenamientos se llevan a cabo a una altura entre los 1.500 y los 2.500 metros de altura, ya que la presencia o presión parcial del oxígeno es menor a la normal de 20.9%. De esta manera, obligan al cuerpo a adaptarse y desarrollar todas sus capacidades para aprovechar mejor el oxígeno. En este caso, reaccionará produciendo más glóbulos rojos y experimentará un aumento en la hemoglobina, para transportar mejor el oxígeno en sangre hacia los músculos.

Es esencial no olvidar en este tipo de entrenamientos, que la presión arterial y frecuencia cardíaca aumentan debido a la altura por hipoxia. Por ello, las sesiones intensas deben ser más cortas en tiempo, pues el cuerpo no se adapta igual que en situaciones normales o niveles del mar.

entrenar en altura

¿Cuál es el objetivo del entrenamiento en altura?

El objetivo fundamental es que, cuando llegue la hora de competir en un lugar con altura baja, el oxígeno que está ahora en mayor presencia sea mejor aprovechado por el cuerpo mucho que antes. De esta manera, optimizan el rendimiento y desempeño deportivo.

¿Es recomendable este tipo de entrenamiento?

El entrenamiento de altura es una técnica muy empleada alrededor del mundo. En especial, por los atletas de resistencia que se dedican a la actividad aeróbica y necesitan un buen aprovechamiento del oxígeno.

Sin embargo, no se debe alargar más de varias semanas, porque los resultados a largo plazo tendrían el efecto completamente contrario al deseado e incluso sería perjudicial para la salud. Abusar de este tipo de práctica puede conllevar a que la ausencia de oxígeno sea desgastante para el cuerpo y nos cansemos más.

En Inapelsa nos encantan las alturas y conocer curiosidades sobre ellas. ¿Conoces algún atleta que lleve a cabo entrenamiento en altura sin utilizar ascensor para subir? ¡Cuéntanoslo en comentarios!

La oscuridad, quedarse solos, el dentista… Seguro que todos conocemos o hemos vivido en nuestras propias carnes alguno de estos miedos infantiles, ya que son bastante comunes durante los primeros años de desarrollo. La claustrofobia en niños o miedo a los espacios cerrados, puede ser uno de ellos.  

 ¿Te está tocando últimamente contar escalones porque no hay forma de subir a tu hijo o hija en el ascensor? No te preocupes, tan solo necesitas un poco de paciencia y unas pautas para enseñarle cómo enfrentarse al problema. 

Por qué tiene miedo

Este miedo puede ser resultado de haber vivido una mala experiencia anterior. Por ejemplo, tener un problema dentro de un espacio pequeño, quedarse encerrado en un ascensor o, simplemente, subir con otra persona que padece esta fobia y lo que transmite no es precisamente tranquilidad… 

¡Los niños son esponjas y tienen muy buena memoria! 

Qué hacer para acabar con la claustrofobia en niños

Con estas pautas, vencer la claustrofobia en niños será coser y cantar. Pero recuerda que es un proceso lento y que al pequeño puede llevarle su tiempo.

  • Trata de entender que para él o ella es algo importante. No hagas bromas ni banalices la situación, puedes generarle más inseguridad.
  • Empieza con viajes cortos, de un piso o dos, antes de llegar al pico de estrés. O incluso entrar y salir sin llegar a hacer el viaje.
  • Muestra tu tranquilidad Si ve que tú no tienes miedo, se sentirá más protegido y le será mucho más fácil.
  • Utiliza palabras positivas cuando hables del ascensor: seguro, moderno, cómodo… Y trata de distraerle cuando subáis, hablando de temas agradables.
  • También puedes hacer juegos durante el viaje, como sumar los números de los botones o resolver una adivinanza antes de que lleguéis a vuestro piso.

Y, por supuesto, para no repetir una mala experiencia asegúrate de que el ascensor cumple con todas las garantías de seguridad. 

Poco a poco y con constancia, conseguiréis superar esta etapa ¡y dejar los miedos sentados en la escalera! 

En Inapelsa, nuestros profesionales trabajan cada día bajo los estándares de calidad más exigentes, para que tú y los tuyos hagáis un uso seguro del ascensor. Si necesitas saber más sobre cómo superar el miedo a subir en ascensor o nuestra tecnología o, visita nuestra web e infórmate de todo. 

Si estás leyendo este post, te compadezco… Las mudanzas, de por sí, son agotadoras, pero si además, piensas en subir y bajar escaleras con tu casa a cuestas, te aconsejo que vayas buscando a un buen fisio para cuando acabes. Una mudanza sin ascensor es todo un reto, ¡y vas a superarlo con éxito!

La verdad es que no sabemos lo necesario que es un ascensor hasta que nos toca hacer una mudanza. Pero, no te preocupes, porque aquí estamos para intentar ponértelo un poco más fácil en casos como este.

La mayoría de los edificios, hoy en día, ya cuentan con, al menos, un ascensor. Y los que no tienen, suelen estar planteándose su instalación. Si tu comunidad aún no se lo ha planteado, entendemos que te estés mudando. Y vamos a echarte un cable con unos consejos para que cambiarte de casa no te cueste los riñones.

Si puedes, deja la mudanza sin ascensor en manos de profesionales

Tan sencillo como ponerte en contacto con una empresa de mudanzas. Ellos cuentan con experiencia y maquinaria especializada para estos casos, ya que, por ejemplo, si hay que bajar el sofá por unas escaleras muy estrechas, la mejor solución es hacerlo por el balcón, con un montacargas o mediante un elevador.

Pero, ojo, en caso de que una mudanza sin ascensor pueda suponer una molestia para los vecinos, o si vas a invadir la vía pública, recuerda que primero hay que pedir su respectivo permiso. La empresa de mudanza será quien realice esta gestión.

Del mismo modo, deberás hacerlo en tu nueva residencia con antelación (si es que se te ha ocurrido mudarte a otra casa sin ascensor) para no tener problemas. Normalmente, se te concederán diez días hábiles para ocupar la vía pública y sacar los enseres de tu casa.

 

Desayuna bien y pide ayuda 

Dicen que solo descubres quién es tu verdadero amigo cuando tienes que hacer una mudanza. En caso de que no puedas permitirte pagar a una empresa especializada, te vamos a dar unos pequeños consejos:

  • Haz cajas pequeñas: Ya sé que da la sensación de que tienes menos cosas que llevarte cuando tienes solo cinco cajas, pero piensa que luego hay que cargarlas (recuerda, tus riñones).
  • Haced una cadena entre todos (si es que has conseguido convencer a muchos para ayudarte): Uno embala y precinta y el resto bajan las cajas.
  • Trata de desmontar los muebles que puedas: Recuerda que de lo que se trata es de aligerar el peso y de facilitar el transporte por las escaleras.
  • Haced descansos: Las ganas de terminar muchas veces hacen que nos sobreesforcemos y acabemos provocándonos alguna lesión.
  • Muchos viajes, poco peso: Lo dicho, no se trata de hacer una demostración de fuerza, sino de inteligencia.

Y para terminar, esperamos que en tu nueva vivienda puedas disfrutar de la comodidad de subir y bajar en ascensor. Y a tus ex-vecinos, puedes decirles que en Inapelsa estamos encantados de realizarles la instalación para evitar más tragos como el que te espera en estos días…

En los elevadores, la seguridad es uno de los factores más importantes, por lo que las medidas para garantizarla no dejan de evolucionar. Es el caso de las cámaras de seguridad en los ascensores, que poco a poco se abren paso en más cabinas con el objetivo de evitar todo tipo de incidencias.

¿Se puede colocar una cámara de seguridad en cualquier ascensor?

Si, siempre y cuando informe de su uso, ya que es obligatorio. Además, se deberá cumplir siempre con todas las leyes de protección de datos.

Una estrategia que siguen muchos edificios de oficinas y viviendas es utilizar la cámara a modo disuasorio, sin que esté grabando nada, pero como una medida de prevención ante posibles actos de delincuencia y/o criminalidad. Basta con poner la cámara muy visible y servirá para que no sucedan altercados.

¿Es legal utilizar cámara de seguridad en el ascensor?

Para instalarla se debe acatar con todos los requisitos legales.

  • Cuando se coloque la cámara de seguridad, ésta no puede grabar la vía pública.
  • En el caso que se proceda a una grabación, ha de notificarse a la Agencia Española de Protección de Datos. Si los archivos se borran automáticamente, en el caso de no haber incidencias, no habrá que notificar nada.

¿Qué cámara de seguridad elegir para un ascensor más seguro?

En el mercado existen numerosos tipos de cámaras de seguridad, pero desde Inapelsa Ascensores recomendamos la utilización de modelos Minidomo con protección antivandálica.

Las lentes de estas cámaras vienen protegidas por una bóveda transparente evitando que sea fácil manipularlas.

La tecnología también nos ayuda a que la protección sea más completa. Por ejemplo, existen modelos con tecnología inalámbrica . Esto  permite estar conectado de manera constante a las mismas mediante un app móvil, así como manejar la cámara y crear alertas de seguridad

¿En qué zona es mejor colocar la cámara en el ascensor?

La ubicación de la cámara también es un factor fundamental. En primer lugar, tendremos en cuenta las características de la cabina, por ejemplo, la situación de los espejos.

  • Lo idóneo es que la cámara registre a la perfección la entrada a la cabina, para así grabar la entrada de las personas.
  • También es muy importante tener visión de la botonera del ascensor, para poder identificar el piso en que se encuentra el ascensor.
  • Se debe evitar, en la medida de los posible, los ángulos muertos. Para ello, como decíamos antes, los espejos pueden jugar un papel fundamental.

Colocar cámaras de seguridad en los ascensores, siempre que se sigan todos los procedimientos legales, ayuda sobremanera a la seguridad de los edificios, tanto privados cómo públicos y/o de gran tamaño (hospitales, oficinas, etc.). Con todos nuestros consejos tendrás la seguridad garantizada. ¿Tienes más dudas sobre la seguridad de los asencensores? Contacta con nosotros o consúltalas aquí.

Un hospital sin ascensor es inviable. Son una herramienta fundamental para la gestión de los pacientes, la maquinaria, la atención de las necesidades de los familiares e ingresados… E incluso muchas veces ¡el único momento de respiro y descanso de los médicos de guardia! Por esta razón, los ascensores de hospitales tienen peculiaridades que los comunes en edificios no, ya que están subiendo y bajando 24 horas al día.

Además, son peculiares porque deben funcionar de forma rápida, segura, confortable y sencilla, para que todos los pacientes puedan estar lo antes posible en la planta a la que necesitan ser desplazados de urgencia.

Los ascensores de hospitales, sin contar con los ascensores auxiliares que tienen otros cometidos, son los llamados montacamillas o montacamas, ya que son los habilitados para transportar pacientes.

¿Cómo deben ser los ascensores instalados en un hospital?

Lo primero, las medidas de la cabina y el número de elevadores de emergencia que se necesitan. Se determinarán en función de cómo sea el edificio y el número de ocupantes, pero la normativa recoge una media de un ascensor accesible por cada mil personas.

Después, la carga, ya que estos ascensores suben y bajan una gran cantidad de visitantes y maquinaria que debe poder soportar sin problemas. Se establece que deben poder cargar, como mínimo, 1050 kilos. 

Al hilo de esto, también es fundamental la dimensión de la cabina, que debe medir, como mínimo, 1,20 x 2,10 metros.

En cuanto a la velocidad, algo muy importante al tratarse de un hospital con urgencias, deben ser capaces de asumir su recorrido en menos de 1 minuto.

Un aspecto muy curioso de los ascensores de hospitales es que, si ocurre un fallo eléctrico, apagón o, por ejemplo, una incidencia por tormenta tiene que poder seguir funcionando utilizando una fuente propia de energía hasta 1 hora. Esto es así para que, durante el tiempo que estaría parado mientras llega el técnico a solucionarla, pueda seguir transportando a los pacientes que lo necesitan.

Aspectos fundamentales del diseño de ascensores de hospital

  • La accesibilidad es, por supuesto, una de las cosas más importantes. Es esencial que cualquiera pueda entrar sin ningún problema con cualquier accesorio que facilite su mobilidad: silla de ruedas, muletas… Así como que puedan manipularse las camillas con fluidez.  
  • La seguridad es común a cualquier otro ascensor, ya que en todos los edificios las medidas son muy rigurosas. Deben contar con teléfono de asistencia 24 horas para poder hablar con la empresa de mantenimiento en caso de emergencia, luces frente a un apagón, botón de alarma, protección contra incendios y protocolo de seguridad si es necesario evacuar las instalaciones.

Además, cuentan con una empresa especializada para realizar el mantenimiento mensual para garantizar que todo está en buen estado y funciona correctamente.

  • Comodidad y rapidez, ya que todos los que visitan, trabajan y necesitan la atención de un hospital deben poder subir y bajar sin saltos ni ruido excesivo, frenazos o movimientos bruscos… Porque esto provoca miedo e inseguridad en los que están en la cabina. 

Además, deben funcionar de forma rápida porque mueven a muchas personas que necesitan que las puertas se abran en poco tiempo, que los desplazamientos duren lo mínimo posible… Los sanitarios deben poder acudir a las urgencias en el menor tiempo posible, por lo que incorporan tercnologías que priorizan trayectos de mucha urgencia.

Como ves, en los ascensores de hospitales todo está pensado para que quienes lo necesitan dispongan siempre de un servicio eficaz y cómodo que les facilite la estancia en el centro. ¿Quieres más información? Ponte en contacto con nosotros y te contamos todos los detalles que necesitas saber para su instalación.

El agua es el mayor enemigo de los equipos eléctricos, y los ascensores no se libran de ello. Son unos sistemas que se usan todos los días prácticamente sin descanso, lo que va generando que la máquina se desgaste poco a poco. Si además añadimos el riesgo que supone el agua de las tormentas de verano y otras causas naturales, podemos enfrentarnos a problemas mayores. ¿Sabes cómo evitarlos? ¡Sigue leyendo!

Estos problemas son bastante más habituales de lo que parece y, aunque se pueden complicar y ocasionar graves daños, empresas expertas como Inapelsa Ascensores están preparadas para solucionar estas situaciones en poco tiempo y sin causar molestias a los inquilinos.

Lo más importante para evitar que surjan daños tras las tormentas de verano importante es llevar a cabo un mantenimiento regular de la cabina. De esta forma nos aseguraremos de que todos sus elementos funcionan de forma adecuada, no hay nada que se deba renovar y/o sustituir…  Nuestros técnicos dejarán el elevador preparado para afrontar cualquier circunstancia que pueda surgir, como es el caso de una gran tromba de agua durante los meses de agosto y septiembre.

Además, no debemos olvidar que el coste de una revisión periódica del ascensor es mucho menor que el de una reparación posterior. Cuando se hayan ocasionado grandes daños en los mecanismos, motores y elementos de la cabina, el presupuesto de arreglarlo superará con creces lo que se habría invertido en un mantenimiento mensual.

 

tormenta eléctrica

¿Qué hacer si me quedo encerrado en el ascensor cuando hay tormenta eléctrica?

A pesar de que, con este mantenimiento del ascensor estamos tranquilos de que no habrá percances reseñables, no es recomendable utilizarlo en casos puntuales: incendio, tormenta eléctrica, terremoto… Y cualquier circunstancia que pueda hacer que el elevador se haya dañado y se encuentre estropeado.

¿Conoces a alguien que se haya quedado atrapado en el ascensor cuando se ha ido la luz en medio de la lluvia? Pues por esta razón debemos evitar utilizarlo si hay tormenta eléctrica.

Recuerda que, si alguna vez te quedas atrapado dentro, debes permanecer en la cabina e intentar mantener la calma.

Para estas ocasiones, la instalación de una alarma de llamada, un intercomunicador o una luz de emergencia es mu importante. Gracias a estos elementos, en caso de que alguien se quede atrapado, podrá avisar y evitará sufrir la ansiedad de verse incomunicado y solo.

Estos bloqueos repentinos en épocas de tormentas de verano se deben a las filtraciones de agua en los fosos de los ascensores. Esto crea humedades y pueden causar numerosos daños:

  • Que la estructura del ascensor se oxide.
  • Que se filtre el agua en la sala de máquinas. Esto puede originar una bajada de tensión que llega a cortar la energía eléctrica o que el mecanismo se inunde y deteriore.

Como ves, las lluvias que acompañan a las tormentas de verano, sobretodo cuando son muy intensas, pueden ocasionar graves problemas. Por ello, es importante llevar al día el mantenimiento del ascensor y no utilizarlo en caso de fuertes lluvias. ¿El ascensor de tu bloque no cuenta con una empresa de mantenimiento o quieres cambiar de compañía? ¡Contacta con nosotros!

Seguro que has visto alguno de esos vídeos virales de perros en el ascensor que daban un buen susto a sus dueños. Hay varios de ellos, en los cuales la protagonista del desastre era la misma: la correa.

Usamos el ascensor a diario para subir y bajar con nuestro perro, y cuando lo bajamos a la calle solemos llevarlo ya atado con la correa desde casa. Si haces esto así, debes tener en cuenta varias precauciones.

La primera de ellas: llevar la correa muy corta y asegurarte de que está completamente dentro de la cabina antes de que se cierren las puertas.

Para ello, lo mejor es que te pongas en medio de las puertas para detenerlas gracias a los sensores hasta que tu perro y su correa hayan entrado por completo. A continuación, pasa tú, ya con la seguridad de que no queda parte de la correa fuera. Este es uno de los vídeos virales más impactantes, en los que quedaba la correa atrapada, lo que puede ocasionar el ahogo de tu mascota. Afortunadamente, solo quedó en un accidente que ahora sirve para que todos tengamos más cuidado con nuestros perros.

Consejos para que tu perro esté seguro en el ascensor

Para que tengas muy claro cómo hacer que los perros en el ascensor estén completamente seguros, recopilamos este y otros consejos que deberás poner en práctica cada vez que subáis a una cabina.

  • Lleva siempre a tu mascota cerca de ti, dejando la correa corta y fija, si utiliza una retráctil. 
  • No hagas esta acción distraído mientras miras el móvil o hablas con alguien: merece toda tu atención para que no ocurran accidentes por despistes indeseados.
  • Para siempre las puertas con tu cuerpo hasta que estés completamente seguro de que ha entrado por completo.
  • Enséñale a sentarse cuando entre y a quedarse quieto dentro del ascensor hasta que tú le digas que puede volver a retomar la marcha. Esto es muy importante, porque evitará que tu perro salga corriendo entre pisos si el ascensor se detiene en el camino para recoger a más vecinos. 

Llevar a los perros en el ascensor es completamente seguro siempre que estemos atentos a estos pequeños detalles. No nos olvidemos de que son nuestras mascotas y merecen tanta atención como los peques de la casa, así que debemos poner nuestros cinco sentidos en el momento de subir a elevadores, salvaescaleras escaleras mecánicas, transporte público o cualquier elemento que pueda ocasionar un incidente.