Toda precaución es poca cuando subimos a algún vehículo, incluso si este es un ascensor.

Y como bien sabrás llegado a este punto si sigues de cerca nuestro blog, los ascensores son el medio de transporte más seguro del mundo junto a los aviones.

A ello se suma el hecho de que prácticamente todos tengamos hoy un teléfono móvil con acceso a internet, lo que hace que sea muy improbable o, casi imposible, que nos quedemos incomunicados ante cualquier desventura a bordo de un ascensor.

Entonces, si todo parece estar a nuestro favor, ¿realmente es necesario que los ascensores dispongan de una línea telefónica para las emergencias?

La respuesta es afirmativa.

Por ley, desde el 1 de agosto de 1998 todos los ascensores deben estar equipados con un teléfono de asistencia para que, en caso de que se produzca un accidente o avería, el usuario pueda ponerse en contacto directamente con la empresa mantenedora.

Imagina que por cualquier motivo no llevásemos móvil encima, o que, en caso de llevarlo, no tuviéramos cobertura o conexión a internet en ese momento; el único recurso a nuestro alcance entonces sería gritar «socorro» hasta que alguien nos escuchase.

 

Cuestión de rapidez y seguridad

Si eres observador, habrás comprobado que la inmensa mayoría de ascensores incorporan en su panel de control un botón con el icono de una campana.

Esta campana es el sistema de comunicación bidireccional mediante el que tu compañía instaladora o de mantenimiento podrá averiguar tu localización y enviar a un técnico para rescatarte.

 

 

Bidireccional implica que este sistema funciona en ambas direcciones, de un extremo a otro. Es decir, desde el usuario a la central de asistencia y desde la central de asistencia al usuario.

Técnicamente, no es un teléfono, pero actúa como si lo fuese, porque la persona atrapada podrá comunicarse de viva voz con el teleoperador correspondiente, utilizando el micrófono y el altavoz integrados en el cuadro de control.

 

Todo en regla

Como ya adelantábamos al principio de este artículo, en la actualidad es imprescindible que todos los ascensores dispongan de este servicio, de lo contrario, no podrán superar con éxito la revisión del Organismo de Control Autorizado (OCA), de carácter obligatorio para todos los elevadores.

Por lo general, los ascensores están provistos hoy día de, lo que podríamos llamar, una batería o fuente de energía propia, que les permite seguir operativos incluso cuando hay interrupciones en la corriente eléctrica del edificio. Gracias a ello el servicio de asistencia sigue estando disponible cuando el ascensor se bloquea a causa de algún corte o fallo en el suministro eléctrico.

 

 

Por último, no debemos olvidar que a través de este servicio también tenemos la posibilidad de reportar, de forma rápida y sencilla, cualquier anomalía o desperfecto que hayamos descubierto en el funcionamiento o en las piezas del propio equipo.

 

Aprendido todo esto, entendemos que el teléfono de emergencia de los ascensores es bastante más útil y necesario de lo que en un principio hubiéramos podido pensar.

 

Ahora que el verano está próximo y se acerca el momento de planear nuestras justas y necesarias vacaciones de verano, te invitamos a leer esta reciente entrada de nuestro blog, dedicada al emblemático ascensor de Santa Justa, en Lisboa.

¿Quieres instalar un ascensor nuevo en tu edificio? ¿Modernizar o reparar el actual? Puedes ponerte en contacto con nosotros por teléfono o correo electrónico. Estaremos encantados de proporcionarte el asesoramiento y las soluciones que más se ajusten a tus necesidades.

¡Nos vemos en el próximo artículo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.