Ascensor del Burj Khalifa

Dubai se ha convertido en los últimos años en un paraíso para los arquitectos. Se construye con una libertad asombrosa, sin muchas reglas, pero con resultados alucinantes. Por ello, no es casualidad que albergue entre sus nubes el edificio más alto del mundo hasta la fecha: el Burj Khalifa. En consecuencia, es el rascacielos cuyo ascensor ha batido récord en tener la más larga trayectoria y distancia.

Esta impresionante creación arquitectónica, obra de Adrian Smith, tiene 828 metros de altura y 160 plantas en las que se distribuyen viviendas, oficinas, el Hotel Armani, un observatorio y un mirador, el cual tiene una vista 360 grados de toda la ciudad desde la planta 154 (siempre que no haya nubes, claro). Fue inspirada en la llamada “flor del invierno” o spider Lily, en inglés, flor regional cultivada en climas desérticos por su exótica belleza y gracias a ella el Burj Khalifa fue diseñado con forma de tres pétalos entrelazados.

 

¿Cómo es posible construir una edificación de tal magnitud? Pues bien, además de requerir grandes maquinarias y grúas, participaron nada más y nada menos que 12.000 trabajadores en el proceso de construcción, incluyendo más de 380 ingenieros y técnicos in-situ, quienes trabajaron durante 1315 días. El proceso comenzó en enero del 2004 hasta su inauguración el 4 de enero de 2010 y contó con un presupuesto de más de 4.000 millones de dólares. Impresionante, ¿no?

Una vez que sabemos todo esto podemos imaginar que un rascacielos como este necesitaba unos ascensores a su nivel. Y es que no tiene uno, sino 65 ascensores en total. Adicionalmente, 3 ascensores llevan exclusivamente al observatorio, compuestos por cabinas de dos pisos con capacidad para 12 a 14 personas por cabina y que viajan a 10 metros por segundo, con la distancia de viaje más larga del mundo recorrida por un ascensor. El Burj Khalifa contó también con ascensores programados para evacuaciones controladas en casos de emergencia, los primeros de este tipo instalados en un rascacielos.

Datos curiosos:

  • Gracias a su altura, en el Burj Khalifa se puede ver la puesta de sol dos veces en la misma tarde y viajando en ascensor. Primero desde las primeras plantas y luego desde “At the top”, el mirador.
  • En el año 2015, los ascensores del Observatorio alcanzaron un recorrido total de 384.400 kilómetros desde la inauguración del edificio en el 2010. Esta es la distancia que separa a La Tierra de La Luna.
  • En los ascensores de doble cabina, los más rápidos del mundo hasta el momento, puedes ponerte de la planta 1 a la 125 en tan sólo 60 segundos. ¡Flipante!
  • Si lo deseas, aunque lo dudamos, puedes subir por las escaleras. Son exactamente 2.909 escalones hasta la planta 160.

No te quedes con esta valiosa información. Compártela con un amigo y empezad a ahorrar para las próximas vacaciones en Dubai. Pero antes, te dejamos un vídeo para que puedas hacer un pequeño viaje virtual en ascensor al Burj Khalifa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *