La principal medida para frenar el avance del coronavirus y evitar posibles contagios es clara, quedarse en casa. Y, en medio de esta crisis sanitaria, surgen acciones solidarias que traen consigo una luz de esperanza a las personas más vulnerables. 

La recomendación generar es no salir a la calle o hacerlo solo para lo imprescindible: ir a la compra o acudir a la farmacia. Quizás los has estado viendo en tu comunidad o posiblemente seas tú una de las personas que los lleva a cabo: en muchos ascensores han comenzado a aparecer carteles en los que los vecinos se ofrecen de manera altruista a ayudar a las personas mayores, embarazadas o con patologías previas, que son quienes se encuentran en el grupo de mayor riesgo ante el COVID-19, a hacer la compra, pasear a su mascota o cuidar a sus hijos.

¡Te mostramos algunos ejemplos!

  • Amanda y Darío, del 3 derecha

  • Juande, para lo que necesiten sus vecinos

  • La respuesta de otro vecino a este cartel colgado en el ascensor

  • Laura y Alejandro, dos personas de confianza

  • También hay quienes se ofrecen a cuidar a los niños y niñas del vecindario

Además de estas iniciativas, en Madrid también se han creado varios grupos de Whatsapp por barrio en el que se reúnen cerca de 500 personas que se ofrecen de forma voluntaria la disponibilidad que tienen para ayudar a los más vulnerables. 

Por su parte, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, en colaboración con Cruz Roja, ha lanzado la campaña #YoHagoPorTi, dirigida a impulsar conductas que fomenten la solidaridad con los vecinos más vulnerables. 

Sin duda, el COVID-19 ha desatado una ola de solidaridad y gestos emocionantes que nos hacen mejores. ¡Gracias a todos!

 

¿Te imaginas bajar 95 plantas en solo 43 segundos? ¡Pues es posible! Hace unos años se construyó en China el ascensor más rápido del mundo, un elevador que puede alcanzar los 72 kilómetros por hora y que se encuentra en el Centro de Finanzas de Guangzhou. Antes de esta construcción, el récord de velocidad lo tenía el ascensor del rascacielos taiwanés Taipéi, que llegaba a los 61 kilómetros por hora. 

El ascensor de Guangzhou cuenta con una tecnología avanzada que activa los frenos cuando el sistema detecta una velocidad excesiva y con funcionalidades especiales para evitar balanceos y mareos. Los instaladores también han reforzado las medidas de seguridad de la cabina para evitar accidentes y, de paso, ahorrar en consumo de electricidad. 

Revisiones diarias 

Como te puedes imaginar, un ascensor de esta envergadura y en el que suben y bajan miles de personas todos los días requiere de un mantenimiento especial y, en el caso de ser necesario, una reparación ágil. De forma periódica debe evaluarse el estado de la cabina, las puertas, los cabes, el control de tensión, las luces, los frenos y el aceite. Los operarios también tienen que comprobar cada día si el ascensor presenta daños, errores en el funcionamiento o si alguna pieza se ha desgastado.  

Como ya hemos dicho en muchas ocasiones, para nosotros el mantenimiento de un ascensor es primordial ya que es la manera de garantizar la máxima seguridad de los usuarios que viajan en él.  Al igual que realizamos periódicamente una visita al taller para revisar el estado de nuestro coche y asegurarnos de que todo funciona correctamente, lo mismo ocurre con los ascensores. Si la empresa que ha instalado en tu comunidad el ascensor, te da un servicio de mantenimiento, ¡no te preocupes! Ponte en contacto con nosotros porque somos líderes en este servicio. 

 

 

Poner un ascensor en edificios que no cuentan con él siempre es una buena idea, porque facilita el día a día de todos los vecinos y ayuda a las personas que presentan movilidad reducida.

Una vez os habéis decidido a instalarlo, hay que tener presente si el inmueble cuenta con las condiciones necesarias de espacio e infraestructura para poder albergar la cabina que necesitáis. Para facilitaros esta valoración, vamos a daros los datos necesarios para que podáis determinar si cumplís con las condiciones necesarias. Leer más

El cantante Harry Connick visitó el programa británico This morning y contó una historia de lo más curiosa, que casualmente se desarrolló en un ascensor. Leer más

Los inquilinos de ese edificio que lleva décadas sin él puede que ya ni piensen otra posibilidad que la de subir escaleras. Pero seguro que, en esos momentos con las bolsas de la compra, los nietos, el carro de los peques, o ese mueble nuevo que te acabas de comprar, ese ascensor te viene a la cabeza. ¡Piensa en una subvención para instalar un ascensor en tu edificio!

El momento en el que la comunidad se ha de poner de acuerdo para decidir si instalar o no un ascensor es delicado. Los vecinos de bajos y primeros pisos siempre se oponen en la votación, como es lógico, porque no lo necesitan. Sin embargo, lo primero que debéis tener en cuenta es que, desde diciembre de 2017, en la Ley de Propiedad Horizontal figura que el ascensor es imprescindible cuando se solicite por motivos de accesibilidad, por ejemplo, inquilinos con discapacidad o mayores de 70 años. En este caso, no hay votos ni mayoría: si un vecino con estas características lo solicita, debe instalarse sin más debate. Es probable que en un edificio antiguo vivan propietarios mayores de esta edad, por lo que no debería haber controversia a la hora de instalarlo.

Si es el caso de tu edificio antiguo, seguro que para colocarlo podéis solicitar alguna ayuda estatal. El gobierno dispone de un programa de ayudas a la vivienda que abarcan un gran abanico de obras para la conservación, accesibilidad y mejora de la seguridad de los hogares. De la subvención para instalar un ascensor, pueden beneficiarse tanto edificios de tipo residencial como viviendas unifamiliares que cumplan los requisitos.

 

Plan Estatal de Vivienda: subvención para instalar un ascensor

Periódicamente, el estado lanza programas de ayuda, como el Plan Estatal de Vivienda de 2018-2021. Se aplica en toda España y ofrece un porcentaje para subvencionar la instalación de ascensores. Los gestiona cada Comunidad Autónoma y se suelen publicar en su portal de Transparencia, detallando plazos para solicitarlo, requisitos que de deben cumplir, importe de las ayudas en caso de que se concedieran…

Actualmente, en septiembre de 2019, el Plan Estatal de Vivienda de 2018-2021 no admite más solicitudes, ya que recibieron un aluvión de peticiones y a los pocos meses de lanzarlo ya no podían atender a más demandas. Sin embargo, surgen nuevos programas, por lo que desde Inapelsa aconsejamos ir consultando los portales web para llegar a pedirlo en plazo y se os ha pasado este.

Subvenciones para ascensores de las comunidades autónomas

Además de ayudas para una instalación desde cero, cada comunidad autónoma cuenta con  programas de actuación que abarcan una gran serie de necesidades que puede tener una comunidad de vecinos con su ascensor. Son una ayuda económica muy importante, sobre todo para un edificio antiguo en el que los propietarios no están acostumbrados a grandes derramas. Los conceptos para los que se puede solicitar esta ayuda pueden ser:

  • Instalación de ascensor desde cero
  • Reforma y modernización de ascensor para las comunidades que necesitan adaptarlo a nuevos mecanismos y necesidades.
  • Reparación de ascensores estropeados
  • Rehabilitación de ascensores anticuados y/o en desuso.

Para solicitar cualquiera de ellas, lo mejor es consultar el portal web de cada comunidad periódicamente, de forma que no se os pasen los plazos de solicitud, podáis descargar los requisitos, cumplimentar todos los formularios, etc. Tener esto controlado es muy importante, para que en el momento de echar la solicitud estéis seguros que no os falta ningún documento y que vuestro edificio cumple con todo lo que se pide para la concesión de la ayuda. Cada una de las ayudas, según el concepto, tiene unas características e importe diferentes, por lo que hay que fijarse bien en la que se quiere demandar en particular.

 

¿Qué se obtiene gracias a la instalación o modernización de un ascensor con Inapelsa?

Con Inapelsa, la comunidad de vecinos podrá disfrutar de subvenciones de hasta un 70% del total de la inversión. El edificio, con la nueva instalación, revalorizará sus viviendas, aumentando además las posibilidades de que un futuro comprador se decida por ellas en caso de que quieran venderse. Por supuesto, facilitará la accesibilidad de las personas con problemas de movilidad, mejorando su calidad de vida. Ah, y se acabó eso de la compra para arriba y para abajo, ¡adiós escaleras, bienvenida comodidad!

¿Quieres un presupuesto sin compromiso para compartirlo en la próxima junta de vecinos? ¡Solicítanoslo!

https://www.inapelsa.com/delegaciones/

Los inicios de la instalación

Que en aquellos años, 1889, cientos de personas pudieran subir a visitar todas las plantas de la Torre Eiffel y ver la panorámica de la ciudad de París gracias a la instalación de ascensores, fue un logro asombroso.

Los ascensores de este monumento son un mecanismo único en el mundo. No son ascensores como tal, tampoco un teleférico ni un funicular, ni tienen referencias de otros sistemas de elevación. En sus inicios, los planos de la Torre Eiffel dibujaban cinco ascensores, uno por cada uno de los cuatro pilares y otro que subía hasta el tercer piso.

En ese momento, funcionaban gracias a un sistema hidráulico. Éste consistía en generadores y bombas que movían agua a depósitos en los diferentes pisos. El agua fluía por tuberías que partían de estos tanques y que llevaban el agua debajo de los pistones para que los ascensores tuvieran la energía necesaria para funcionar. Los motores hidráulicos hacían fuerza sobre un pistón que enrollaba el cable en las ruedas del mecanismo y, gracias a esta acción, el cable se tensaba y el efecto rebote hacía posible que la cabina se elevara.

 

Evolución hasta la actualidad

Actualmente, los ascensores son todos eléctricos, pero se puede visitar por curiosidad la maquinaria que se utilizaba en la época. Suele haber mucha cola, así que lo mejor es que conciertes una visita guiada.

Siguen en funcionamiento dos de aquellos ascensores, con todas sus revisiones y reparaciones pertinentes, pero sin perder la esencia del origen. Con más de un siglo de actualidad, se adaptan perfectamente a las normas de seguridad vigentes en la actualidad, y los técnicos los están supervisando durante todo el horario que el público se encuentra visitando el monumento.  Se examinan muchísimos puntos de control a diario para que nada falle, y tanto control no es para menos: cada año los ascensores recorren una distancia que equivaldría a ¡dos veces y media la circunferencia de la Tierra!

 

Mecanismo basado en la sostenibilidad

La Torre Eiffel apuesta en todo su engranaje por la durabilidad y los ascensores sostenibles, respetando siempre en sus cambios el patrimonio histórico.

Se propusieron reducir la huella medioambiental a la hora de restaurar el monumento y han conseguido un principio de restauración aún más ecológico que en los orígenes, que subía y bajaba gracias a un proceso a base de la fuerza del agua.

Este mecanismo consistirá en un circuito hidráulico que funcionará gracias a un fluido ecológico y reducirá los litros de agua consumida por el proceso de refrigerado.

Los ascensores sostenibles apoyan el ahorro energético, utilizando el mismo consumo eléctrico de 300KW, el ascensor podrá transportar hasta 18 personas más: actualmente son 92 y podrá albergar 110 pasajeros.

¿Alguna vez has sentido que las experiencias terrenales no son lo tuyo? ¿Piensas que no deberías estar atado a esta tierra? El próximo rascacielos flotante te elevará a lo más alto. Literalmente.

Se trata de un proyecto completamente innovador de la firma de arquitectos Clouds Architecture Office (CAO) que han llamado Torre Analemma. El edificio invierte por completo el esquema tradicional de la arquitectura como la conocemos, estará suspendido de un asteroide (sí, leíste bien) puesto en órbita alrededor de la tierra y del cual colgará Analemma a través de cables de alta resistencia. Por esta razón, su construcción puede llevarse a cabo en cualquier parte del mundo sin ninguna restricción, sin embargo, la propuesta inicial es que se haga en Dubai y que Nueva York sea su “hogar” principal.

Parece difícil de digerir, pero aquí viene lo interesante. Su concepto es el de una ciudad flotante y al mismo tiempo de ascensor espacial. Que el asteroide esté en órbita significa que el rascacielos siempre estará en movimiento, haciendo un viaje diario en bucle entre los hemisferios norte y sur a unos 482 kilómetros por hora. En otras palabras, en la mañana podrías estar sobre el cielo de Nueva York y unas horas más tarde sobre La Habana.

 

Fuente: Clouds AO

Ahora bien, ¿cómo se transportan las personas en un rascacielos como este? Ascensores electromagnéticos sin cables han sido diseñados para movilizar a los huéspedes de la Torre Analemma, utilizando la misma tecnología de los trenes de alta velocidad en Japón. Estos ascensores funcionan por levitación magnética y, a través de potentes imanes, impulsan la cabina dentro del edificio. ¿Cómo ocurre esto? Paneles solares de gran eficiencia instalados en el espacio proveerán de energía a la torre y, por supuesto, al ascensor, haciendo posible su rápido movimiento. En cuanto al agua, se ha pensado en un sistema circular semi cerrado alimentado por la lluvia.

La torre estará ubicada a 32.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Si hacemos el recorrido en ascensor, en las plantas más cercanas a la tierra encontraríamos tiendas, restaurantes, zonas de entretenimiento y una estación con drones de gran tamaño que permitirá a las personas salir de la Torre Analemma e ir a tierra. En el siguiente nivel encontraremos un centro comercial y oficinas, disfrutando de 2 minutos más de luz durante el día. Si subimos un poco más, varias plantas estarán preparadas con jardines y huertos con producción de alimentos para abastecer a los habitantes.

A partir de los 8.000 y hasta los 16.000 metros (altura entre la cual vuelan los aviones) encontraremos las plantas residenciales. En este punto, las vistas desde un piso serán lo más parecidas a las que tenemos cuando viajamos: tonos azules y nubes las 24 horas. Además, habrá museos y espacios de arte donde cualquiera puede pasar una tarde sobre el cielo. Sin embargo, es el nivel que representa un mayor reto debido a las condiciones atmosféricas externas, lo que hace que a -40ºC nadie pueda salir o siquiera asomar un poco la cabeza sin un traje de protección. ¿Hasta qué punto serían tolerables las condiciones de vida a esa altura? El equipo de investigación concluyó que, dadas las condiciones aún más extremas de la superficie de la tierra, astronautas han habitado la estación espacial durante décadas sin que esto represente un inconveniente, así que no puede ser tan malo, ¿no?

Fuente: Clouds AO

Pero esto no acaba aquí. Ya el ascensor va por los 18.000 metros, rozando el límite de la tropósfera, y aquí los habitantes de Analemma podrán encontrar espacios para rendir culto según sus diferentes religiones y donde poder conservar sus reliquias y objetos valiosos. Finalmente, entre los 25.000 y 32.000 metros de altura estarán las funerarias, donde se puede apreciar la luz del día durante 42 minutos más que en las plantas inferiores y unas vistas de la superficie terrestre a niveles impresionantes.

El desafío y propósito de la arquitectura y el hombre en las últimas décadas ha sido construir edificios cada vez más altos e impresionantes, pero la Torre Analemma ha traspasado cualquier barrera conocida. No sólo fue pensado para batir record como el rascacielos más alto del mundo, sino también como una alternativa futurista para salvar a la humanidad de inundaciones, terremotos o tsunamis. ¿Vivirías en ella, alejándote por completo de lo que conoces en la tierra? Cuéntanos en los comentarios.

Existen muchos tipos de ascensores. Sin embargo, los más comunes son los ascensores hidráulicos y eléctricos. ¿Cómo reconocer sus diferencias? ¿Cuál escoger para tu vivienda o comunidad? Hoy te lo contamos.

1. Accionamiento

La principal diferencia entre un ascensor hidráulico y uno eléctrico es el tipo de accionamiento, es decir, el sistema que hace posible que el ascensor se mueva y funcione de forma óptima. El ascensor hidráulico funciona a través de una bomba hidráulica acoplada a un motor eléctrico, la cual inyecta aceite a presión a través de válvulas que regulan la velocidad y hacen que la cabina suba y, al bajar, lo hace por gravedad, vaciándose poco a poco los pistones de aceite. Esto hace que no haya consumo en bajada.

En el ascensor eléctrico, por su parte, el accionamiento depende exclusivamente de un motor eléctrico que se activa tanto en subida como en bajada. Trabaja en conjunto con una polea situada en la parte superior del hueco del ascensor, de un lado cuelga la cabina y del otro se hace contrapeso, lo que sirve para nivelar la carga.

2. Espacio

Ambos sistemas son eficientes, todo depende del espacio con el que se cuente para instalar la cabina. Los ascensores hidráulicos tienen la particularidad de poder adaptarse a diferentes espacios, incluso reducidos, y deslocalizar la sala de máquinas. En cambio, los ascensores eléctricos no requieren de este sistema, sino que el motor se localiza en la parte superior.

Lo importante a la hora de escoger, además de asesorarse con una empresa cualificada, es preguntarse para qué se va a utilizar el ascensor. ¿Entrarán muchas personas a lo largo del día? ¿Requiere espacio suficiente para personas en silla de ruedas? ¿Cuántas plantas tiene el edificio?

Un ascensor eléctrico, que destaca por su rapidez, necesita mayor espacio para poder frenar y coger velocidad, así que sería perfecto para un edificio de muchas plantas. Por el contrario, si el ascensor se va a instalar en una vivienda unifamiliar, convendría uno que pueda adaptarse a diferentes espacios y que no necesariamente deba ser muy rápido.

3. Consumo

Anteriormente existía la creencia de que los ascensores hidráulicos consumían mucho más que los eléctricos, sin embargo, esto dejó de ser así después de la aparición de las funcionalidades VVVF (siglas utilizadas para denominar a la Frecuencia Variable) y la regulación de potencias. Gracias a estos sistemas se han reducido las diferencias entre estos dos tipos de ascensores, especialmente en cuanto al ruido y al consumo.

Sea cual sea el ascensor que elijas, cuentas con toda la seguridad, fiabilidad y confort que te brinda Inapelsa. Contáctanos para mayor información.

Dubai se ha convertido en los últimos años en un paraíso para los arquitectos. Se construye con una libertad asombrosa, sin muchas reglas, pero con resultados alucinantes. Por ello, no es casualidad que albergue entre sus nubes el edificio más alto del mundo hasta la fecha: el Burj Khalifa. En consecuencia, es el rascacielos cuyo ascensor ha batido récord en tener la más larga trayectoria y distancia.

Esta impresionante creación arquitectónica, obra de Adrian Smith, tiene 828 metros de altura y 160 plantas en las que se distribuyen viviendas, oficinas, el Hotel Armani, un observatorio y un mirador, el cual tiene una vista 360 grados de toda la ciudad desde la planta 154 (siempre que no haya nubes, claro). Fue inspirada en la llamada “flor del invierno” o spider Lily, en inglés, flor regional cultivada en climas desérticos por su exótica belleza y gracias a ella el Burj Khalifa fue diseñado con forma de tres pétalos entrelazados.

 

¿Cómo es posible construir una edificación de tal magnitud? Pues bien, además de requerir grandes maquinarias y grúas, participaron nada más y nada menos que 12.000 trabajadores en el proceso de construcción, incluyendo más de 380 ingenieros y técnicos in-situ, quienes trabajaron durante 1315 días. El proceso comenzó en enero del 2004 hasta su inauguración el 4 de enero de 2010 y contó con un presupuesto de más de 4.000 millones de dólares. Impresionante, ¿no?

Una vez que sabemos todo esto podemos imaginar que un rascacielos como este necesitaba unos ascensores a su nivel. Y es que no tiene uno, sino 65 ascensores en total. Adicionalmente, 3 ascensores llevan exclusivamente al observatorio, compuestos por cabinas de dos pisos con capacidad para 12 a 14 personas por cabina y que viajan a 10 metros por segundo, con la distancia de viaje más larga del mundo recorrida por un ascensor. El Burj Khalifa contó también con ascensores programados para evacuaciones controladas en casos de emergencia, los primeros de este tipo instalados en un rascacielos.

Datos curiosos:

  • Gracias a su altura, en el Burj Khalifa se puede ver la puesta de sol dos veces en la misma tarde y viajando en ascensor. Primero desde las primeras plantas y luego desde “At the top”, el mirador.
  • En el año 2015, los ascensores del Observatorio alcanzaron un recorrido total de 384.400 kilómetros desde la inauguración del edificio en el 2010. Esta es la distancia que separa a La Tierra de La Luna.
  • En los ascensores de doble cabina, los más rápidos del mundo hasta el momento, puedes ponerte de la planta 1 a la 125 en tan sólo 60 segundos. ¡Flipante!
  • Si lo deseas, aunque lo dudamos, puedes subir por las escaleras. Son exactamente 2.909 escalones hasta la planta 160.

No te quedes con esta valiosa información. Compártela con un amigo y empezad a ahorrar para las próximas vacaciones en Dubai. Pero antes, te dejamos un vídeo para que puedas hacer un pequeño viaje virtual en ascensor al Burj Khalifa.