Mujer en silla de ruedas en ascensor

Muchas comunidades de vecinos todavía no tienen instalado un ascensor, pero pueden existir vecinos que lo necesiten realmente.

Tener un ascensor en el edificio facilita la vida a todos los usuarios, especialmente, a aquellas personas que son ancianas y tienen problemas de salud. Pero no son los únicos que se pueden beneficiar de la instalación de un ascensor. También tenemos que pensar que cualquier vecino puede, de repente, querer hacer una reforma o comprar muebles nuevos. En este caso, contar con un ascensor es más que beneficioso. Aunque hay gestos mucho más cotidianos donde usar el ascensor es necesario. Nada más lejos, que cargar las bolsas de la compra o subir una maleta.

Por todos estos motivos que son verdaderas razones de peso es de primera necesidad tener un ascensor. Sin embargo, pueden existir vecinos que lo consideren totalmente imprescindible o, bien, les suponga un desembolso de dinero que no pueden afrontar. Cada caso es totalmente respetable, pero es necesario intentar negociar con aquellos que se oponen a su instalación para convencerles de que tenerlo les puede resultar muy beneficioso.

Este primer punto puede resultar sencillo, pero ¿cómo lo gestionamos? Aquí te dejamos algunos consejos:

  • Explicar las ventajas de tener un ascensor en la comunidad de vecinos: en la primera reunión de la comunidad es necesario llevar un discurso persuasivo y bien razonado sobre los beneficios de implementar un ascensor. En esta primera reunión hay que adoptar una actitud asertiva y escuchar todos los puntos de vista de los vecinos. En la primera toma de contacto es posible que no a todo el mundo le parezca buena idea. Por eso, es necesario dejar que la comunidad de vecinos reflexione la idea unos días.
  • Establecer una lista con aquellos vecinos que quieren ascensor y aquellos que no: es importante saber exactamente a qué vecinos les parece buena idea desde el principio y a cuáles no. De esta manera, será mucho más sencillo poder identificar a los vecinos que han dado su negativa desde el principio, para después convencerlos.
  • Si la mayoría de los vecinos quieren implementar el ascensor: entonces, se instala. Esto es así debido a que el acuerdo para instalar el ascensor es válido si se opta por hacer una votación donde gane la mayoría (12 propietarios, que supone la mitad más uno).

¿Y si hay en la comunidad vecinos con discapacidad?

También hay que tener en cuenta que desde el año 2013, el Real Decreto Legislativo 1/2013 de 29 de diciembre se establece que es una obligación por parte de las comunidades de vecinos el facilitar la accesibilidad a sus vecinos con discapacidad, eliminando aquellas barreras arquitectónicas sin necesidad de acuerdo de la Junta de Propietarios.

Con esta reforma, que afecta directamente a la Ley de Propiedad Horizontal, tendrá carácter obligatorio y no requerirá de acuerdo previo de la Junta de Propietarios la instalación de un ascensor. En este caso, si existe algún vecino que no está del todo convencido de nada servirá tener buenos modelos y carácter asertivo. Estará obligado por la ley a instalar el ascensor. ¿Cuáles son los requerimientos necesarios?

  •  Que el solicitante sea un propietario que tenga discapacidad o sea mayor de 70 años.
  • Que en la vivienda vivan, trabajen o presten servicios voluntarios personas con discapacidad o que sean mayores de 70 años.
  • Que los gastos de la obra de instalación del ascensor que tiene que pagar cada propietario (derrama), repercutido anualmente, no sea mayor a las 12 mensualidades de cuota ordinaria de gastos comunes.

Y en tu comunidad, ¿has tenido problemas para instalar un ascensor?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *