ciudades covid

El teletrabajo ya está asentado al 100% y será una característica de las ciudades del futuro. Veremos en los bares y cafeterías personas trabajando con la otra parte del mundo como si estuvieran ahí mismo. En Estados Unidos, la cobertura mediática del trabajo remoto ha crecido en un 12.000% desde el 1 de enero del 2020.

Qué se valorará ahora en las ciudades

  • El espacio público: es el lugar donde nos relacionamos y siempre damos por hecho que está ahí. Ahora, se pondrá mucho interés en que los espacios sean cómodos, accesibles y con mucha amplitud.
  • Edificios públicos: patios más accesibles, azoteas con zonas verdes, zonas comunes habilitadas para el estudio y el trabajo, flexibilidad que permita cambiar su uso…

Tendrán mucha importancia las medidas de seguridad para acceder a los edificios.

  • Vías públicas. Mayor protagonismo de la naturaleza, redimensionamiento de las aceras, parques, espacios sociales más anchos y espaciosos…
  • Viviendas: terraza y ventanales imprescindibles, con varios aseos o baños.
  • Especial importancia de la luz natural, la ventilación natural cruzada, y los espacios flexibles
  • Retos medioambientales: los criterios de sostenibilidad serán un imprescindible en las ciudades, buscando siempre reducir la contaminación.

La oficina y los ascensores

Las empresas han tomado dos medidas fundamentales: reducir el tiempo que sus empleados pasan en el lugar de trabajo y reducir las personas que coinciden en los despachos, para poder mantener el distanciamiento social.

Pensemos en el tráfico masivo de grandes bloques de oficinas y en los ascensores en una época donde el distanciamiento social es obligatorio. ¿Cómo conseguir que tantos trabajadores entren y salgan cada jornada de ciudades como Nueva York, Londres o Tokio sin romper los metros legalmente recomendados? Si en el ascensor aplicamos la distancia de dos metros, la capacidad de las grandes cabinas se reducirá en un 90%, entorpeciendo las llegadas a tiempo al puesto de trabajo.

Los expertos se plantean que quizás la tendencia de las empresas es abandonar los edificios del centro de la ciudad y mudarse a oficinas en polígonos industriales y espacios amplios, que cuenten con poca altura y sean accesibles por escaleras.

¿Qué valorarás ahora tú en casa, en el trabajo y en los lugares públicos después de lo que hemos vivido? ¡Dínoslo en comentarios!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *