Si eres fiel seguidor de nuestro blog, a estas alturas habrá poco que aún no sepas sobre ascensores y todo lo que tiene que ver con ellos.

Mas nada de eso debería hacerte perder la curiosidad porque, como se suele decir, nunca nos iremos a la cama sin aprender algo nuevo. Y como el saber no ocupa lugar, atento, porque aun con tu vasto conocimiento, es probable que no sepas de qué hablamos si te decimos que existe un tipo de ascensor denominado ascensor de cremallera.

«¿Acaso sus puertas se cierran tirando de una cremallera?», te estarás preguntando. Nada de eso. Su nombre se lo debe al sistema piñón-cremallera que lo hace funcionar. Este sistema se compone de una rueda dentada, el piñón, que rota alrededor de su eje; y de una superficie lineal, también dentada, sobre la que se desplaza y engrana el piñón. Hablamos, en pocas palabras, de un ascensor que se desplaza mediante un mecanismo de engranaje.

Un balcón a la costa gallega

Monte San Pedro es un parque costero y el mejor mirador de toda A Coruña gracias, precisamente, a su ascensor panorámico de cremallera.

Lo que antaño fuera un punto defensivo durante los conflictos bélicos es ahora un paraje natural para el disfrute no solo de los coruñeses, también para el de numerosos turistas nacionales y extranjeros.

Inaugurado en 2007, el ascensor del Monte San Pedro establece una vía de comunicación directa entre el paseo marítimo de la ciudad y este parque costero. Tiene el aspecto de una enorme esfera de cristal, recorre una pendiente escarpada de 100 metros y alcanza unos 63 metros de alto. Es, además, el único mirador cubierto de España de 360º.

¿Cómo funciona?

Si admirar la inmensidad del océano subido a un ascensor de estas características no te parece suficiente entretenimiento, puedes añadir un extra de diversión a la experiencia accediendo a una serie de contenidos didácticos e interactivos sobre A Coruña, que encontrarás disponibles en las pantallas ubicadas dentro de la cabina.

El ascenso a la cima es posible gracias a un camino de rodadura fijado a la propia pared rocosa de la colina. Tanto la elevación como el descenso se realizan por tracción directa: cuatro ruedas dentadas son accionadas por motores hidráulicos, que engranan en dos cremalleras dispuestas por la pendiente de la montaña. El operador encargado de conducir el ascensor toma asiento junto a una consola de mando, dentro de la propia cabina.

Hasta 24 personas pueden disfrutar simultáneamente de unas vistas asombrosas al Atlántico a bordo de este ascensor, cuyas estaciones de acceso pueden localizarse a ambos extremos del recorrido.

¡Las mejores vistas panorámicas de Galicia te esperan en este ascensor esférico!

 

Inapelsa diseña, fabrica e instala ascensores panorámicos a medida. Cuéntanos lo que necesitas haciendo una visita a cualquiera de nuestras delegaciones o contactándonos por teléfono o correo electrónico. ¡Te atenderemos como tú te mereces!

 

En abril, aguas mil… ¡O eso dicen! ¿Qué tipo de relación mantienen los ascensores con la lluvia? En esta entrada de nuestro blog te lo desvelamos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.