ascensor de la Sagrada Familia

Seguro que habrás visto, incluso en fotografías, la portada de una de las edificaciones más importantes de Barcelona cubierta por andamios gigantes y en diferentes fases durante años. Y es que el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia no sólo ha sido expuesto a una imponente restauración, sino que casi 140 años después aún sigue en construcción. Escáners, escaladores, grúas con cámaras integradas y otras tecnologías de vanguardia son las responsables de gestar un resultado que nos dejará a todos maravillados.

La construcción de la Sagrada familia se inició en el año 1882 y para cuando acabe de erigirse en 2022 según lo previsto con el levantamiento de seis torres adicionales, una de ellas denominada la torre de Jesucristo, será el edificio más alto de Barcelona. No cabe duda de que la obra de Gaudí es un ícono arquitectónico de la capital catalana y, por si fuera poco, contará con un moderno ascensor en esta nueva torre. Sí, has leído bien. Un ascensor que se está preparando para el interior del núcleo de la torre de Jesucristo y que facilitará el acceso desde los 85 hasta los 138 metros de altura.

Como aprecias en la fotografía, el ascensor de la Sagrada Familia, estará dentro de una escalera de caracol dispuesta a lo largo de toda la estructura, construida en paneles de piedra tesada, cuyo tamaño y peso son cuatro veces los de un elefante. Los arquitectos debatieron la posibilidad de construir todo en este material, incluso el ascensor. Sin embargo, sólo se tenían previstos unos óculos circulares para permitir al visitante mirar el exterior de manera intermitente a medida que avanzaba el recorrido, pero en un espacio tan cerrado esto no resultaba atractivo. Así que, en combinación con la piedra del exterior, decidieron construir el ascensor de vidrio y acero, lo que promete conseguir que el visitante disfrute de una experiencia trascendente y pueda admirar el interior de la torre durante todo el viaje.

Toda la cubierta es de vidrio transparente, lo que da una sensación de amplitud. Además, la estructura de este cierre del ascensor es extremadamente ligera, y cuelga de una plataforma superior situada a 144 metros de altura a partir del plano del templo, a la que se podrá llegar subiendo a pie un piso más después de la última parada, situada a una altura de 138 metros.

Seguramente te preguntas, ¿es realmente seguro un ascensor de vidrio? La respuesta es sí. Y es que no es cualquier vidrio, el ascensor de la torre más alta de la Sagrada Familia contará con piezas de grandes dimensiones y una triple capa de vidrio curvo. En las estructuras compuestas por este tipo de materiales siempre es necesario usar vidrio de seguridad de diversas capas para que, en el hipotético caso de que un golpe rompa el vidrio, no caigan trozos astillados, ni quede un vacío desprotegido. De esta manera, las diferentes capas facilitan que se sostengan mutuamente y, aunque estén agrietadas, se mantengan en su sitio dejando un margen de tiempo para la reparación.

El resultado de esta construcción será un increíble ascensor moderno, minimalista y que promete una experiencia inolvidable. El crecimiento de la basílica gaudiniana, con la construcción de estas torres, es el elemento más significativo de toda esta transformación. Como último dato curioso, el pasado 27 de marzo se colocó el segundo nivel de la Torre de Jesucristo, por lo que ya ha llegado a los 95,68 metros de altura.

Fuente: Blog de La Sagrada Familia
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *