revisar ascensor

Existen muchos tipos de ascensores. Sin embargo, los más comunes son los ascensores hidráulicos y eléctricos. ¿Cómo reconocer sus diferencias? ¿Cuál escoger para tu vivienda o comunidad? Hoy te lo contamos.

1. Accionamiento

La principal diferencia entre un ascensor hidráulico y uno eléctrico es el tipo de accionamiento, es decir, el sistema que hace posible que el ascensor se mueva y funcione de forma óptima. El ascensor hidráulico funciona a través de una bomba hidráulica acoplada a un motor eléctrico, la cual inyecta aceite a presión a través de válvulas que regulan la velocidad y hacen que la cabina suba y, al bajar, lo hace por gravedad, vaciándose poco a poco los pistones de aceite. Esto hace que no haya consumo en bajada.

En el ascensor eléctrico, por su parte, el accionamiento depende exclusivamente de un motor eléctrico que se activa tanto en subida como en bajada. Trabaja en conjunto con una polea situada en la parte superior del hueco del ascensor, de un lado cuelga la cabina y del otro se hace contrapeso, lo que sirve para nivelar la carga.

2. Espacio

Ambos sistemas son eficientes, todo depende del espacio con el que se cuente para instalar la cabina. Los ascensores hidráulicos tienen la particularidad de poder adaptarse a diferentes espacios, incluso reducidos, y deslocalizar la sala de máquinas. En cambio, los ascensores eléctricos no requieren de este sistema, sino que el motor se localiza en la parte superior.

Lo importante a la hora de escoger, además de asesorarse con una empresa cualificada, es preguntarse para qué se va a utilizar el ascensor. ¿Entrarán muchas personas a lo largo del día? ¿Requiere espacio suficiente para personas en silla de ruedas? ¿Cuántas plantas tiene el edificio?

Un ascensor eléctrico, que destaca por su rapidez, necesita mayor espacio para poder frenar y coger velocidad, así que sería perfecto para un edificio de muchas plantas. Por el contrario, si el ascensor se va a instalar en una vivienda unifamiliar, convendría uno que pueda adaptarse a diferentes espacios y que no necesariamente deba ser muy rápido.

3. Consumo

Anteriormente existía la creencia de que los ascensores hidráulicos consumían mucho más que los eléctricos, sin embargo, esto dejó de ser así después de la aparición de las funcionalidades VVVF (siglas utilizadas para denominar a la Frecuencia Variable) y la regulación de potencias. Gracias a estos sistemas se han reducido las diferencias entre estos dos tipos de ascensores, especialmente en cuanto al ruido y al consumo.

Sea cual sea el ascensor que elijas, cuentas con toda la seguridad, fiabilidad y confort que te brinda Inapelsa. Contáctanos para mayor información.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.