ascensores urbanos

Los ascensores urbanos son, hoy en día, una auténtica atracción turística porque nos permiten disfrutar de maravillosas vistas gracias a su altura, pero también son un elemento arquitectónico muy útil, que nos lleva de un punto a otro de la ciudad sin demasiado esfuerzo.

En este post hacemos un repaso de los ascensores urbanos más conocidos del mundo. ¡Sigue leyendo!

 

Elevador Lacerda, Salvador de Bahía (Brasil)

Fue el primer ascensor del mundo instalado en una ciudad y, en su momento, también el más alto. Es el famoso y fotogénico ascensor público en Salvador de Bahía. Se construyó en 1873 para conectar la Ciudad Baja y la Ciudad Alta de Salvador que se encuentran separadas por 72 metros de altura. En sus inicios funcionaba con una máquina de vapor, pero en 1906 se llevó a cabo una renovación y se electrificó. Además, en 1930 se construyó una nueva torre con dos ascensores adicionales. Cada día lo utilizan unas 28.000 personas y es Patrimonio Histórico y Artístico Nacional.

 

Elevador de Santa Justa, Lisboa (Portugal)

Al igual que el de Salvador de Bahía, este ascensor se ha convertido en uno de los principales símbolos turísticos de la ciudad. Su construcción comenzó en 1900 y fue inaugurado en 1902. El elevador de Santa Justa tiene 45 metros de altura y, por cinco euros, une los barrios de Baixa con el Chiado y el Barrio Alto.

A muchos turistas esta obra arquitectónica de hierro les recuerda a la Torre Eiffel y es porque fue diseñado por Raoul Mesnier de Ponsad, discípulo de Eiffel y responsable del funicular más antiguo de Lisboa, el elevador Lavra.

 

Ascensor Pfaffenthal, Luxemburgo

Este elevador es relativamente nuevo, fue construido en 2016 para unir los 60 metros que separa la ciudad alta de Luxemburgo y el distrito histórico de Pfaffenthal. En él viajan de manera gratuita tanto peatones y como ciclistas y se ha convertido en una auténtica atracción turística por sus espectaculares vistas panorámicas.

 

Sin duda, los ascensores urbanos son una novedosa solución que ayuda a salvar distancias y que, además, se han convertido en auténticos puntos turísticos. Y tú, ¿te has montado en alguno?

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *