mudanza sin ascensor

Si estás leyendo este post, te compadezco… Las mudanzas, de por sí, son agotadoras, pero si además, piensas en subir y bajar escaleras con tu casa a cuestas, te aconsejo que vayas buscando a un buen fisio para cuando acabes. Una mudanza sin ascensor es todo un reto, ¡y vas a superarlo con éxito!

La verdad es que no sabemos lo necesario que es un ascensor hasta que nos toca hacer una mudanza. Pero, no te preocupes, porque aquí estamos para intentar ponértelo un poco más fácil en casos como este.

La mayoría de los edificios, hoy en día, ya cuentan con, al menos, un ascensor. Y los que no tienen, suelen estar planteándose su instalación. Si tu comunidad aún no se lo ha planteado, entendemos que te estés mudando. Y vamos a echarte un cable con unos consejos para que cambiarte de casa no te cueste los riñones.

Si puedes, deja la mudanza sin ascensor en manos de profesionales

Tan sencillo como ponerte en contacto con una empresa de mudanzas. Ellos cuentan con experiencia y maquinaria especializada para estos casos, ya que, por ejemplo, si hay que bajar el sofá por unas escaleras muy estrechas, la mejor solución es hacerlo por el balcón, con un montacargas o mediante un elevador.

Pero, ojo, en caso de que una mudanza sin ascensor pueda suponer una molestia para los vecinos, o si vas a invadir la vía pública, recuerda que primero hay que pedir su respectivo permiso. La empresa de mudanza será quien realice esta gestión.

Del mismo modo, deberás hacerlo en tu nueva residencia con antelación (si es que se te ha ocurrido mudarte a otra casa sin ascensor) para no tener problemas. Normalmente, se te concederán diez días hábiles para ocupar la vía pública y sacar los enseres de tu casa.

 

Desayuna bien y pide ayuda 

Dicen que solo descubres quién es tu verdadero amigo cuando tienes que hacer una mudanza. En caso de que no puedas permitirte pagar a una empresa especializada, te vamos a dar unos pequeños consejos:

  • Haz cajas pequeñas: Ya sé que da la sensación de que tienes menos cosas que llevarte cuando tienes solo cinco cajas, pero piensa que luego hay que cargarlas (recuerda, tus riñones).
  • Haced una cadena entre todos (si es que has conseguido convencer a muchos para ayudarte): Uno embala y precinta y el resto bajan las cajas.
  • Trata de desmontar los muebles que puedas: Recuerda que de lo que se trata es de aligerar el peso y de facilitar el transporte por las escaleras.
  • Haced descansos: Las ganas de terminar muchas veces hacen que nos sobreesforcemos y acabemos provocándonos alguna lesión.
  • Muchos viajes, poco peso: Lo dicho, no se trata de hacer una demostración de fuerza, sino de inteligencia.

Y para terminar, esperamos que en tu nueva vivienda puedas disfrutar de la comodidad de subir y bajar en ascensor. Y a tus ex-vecinos, puedes decirles que en Inapelsa estamos encantados de realizarles la instalación para evitar más tragos como el que te espera en estos días…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *