En apariencia, el funcionamiento y el mecanismo de un ascensor es sencillo y no presenta grandes complicaciones. Pero, lejos de lo que pueda parecer a simple vista, un equipo de elevación está compuesto por maquinarias con todo tipo de piezas y componentes complejos y de lo más sofisticados.

Si estás familiarizado con el mundo del ascensor (lo damos por sentado), es muy posible que hayas oído hablar de los “cuartos de máquinas”.

En la actualidad, los cuartos de máquinas son más comunes en ascensores de edificios antiguos. Que la instalación de un ascensor contemple o no la inclusión de un cuarto de máquinas hoy día dependerá de una gran variedad de factores condicionantes. Entre ellos, por ejemplo, el presupuesto que estemos barajando, las características del inmueble en el que se vaya a instalar el ascensor y el tipo de uso y finalidad que vayamos a dar al aparato.

¿Qué es exactamente el cuarto de máquinas?

No necesitamos ser expertos o dedicarnos al mantenimiento de equipos de elevación para encontrar una respuesta. Un cuarto de máquinas es, como su propio nombre indica, un habitáculo o espacio que alberga la maquinaria y el equipo de herramientas necesario para que un ascensor pueda funcionar.

Como ya hemos analizado en otras entradas del blog, la mayoría de ascensores pueden englobarse dentro de dos categorías: hidráulicos y eléctricos.

Por norma general, el cuarto de máquinas de ambos modelos contiene una serie de elementos comunes, como son el cuadro de maniobra, la rejilla de ventilación, las protecciones eléctricas y las luces, tanto del propio cuarto, como del hueco de la instalación.

Además de todo esto, también existen componentes exclusivos para cada tipología de ascensor:

En el caso de los hidráulicos, en el cuarto de máquinas encontraremos una central compuesta principalmente por bombas, válvulas, un depósito de aceite y un motor.

Por su parte, el cuarto de los ascensores eléctricos cuenta con un soporte donde se coloca el equipo, el limitador de velocidad y la máquina de tracción.

En último lugar, y sin ser por ello menos importante, es interesante saber que el cuarto de máquinas también es hogar de los equipos y utensilios necesarios para llevar a cabo un rescate cuando tiene lugar un accidente por atrapamiento.

¿Y dónde se encuentra?  

Para hablar de la ubicación del cuarto de máquinas, de nuevo debemos diferenciar entre equipos hidráulicos o eléctricos.

Lo más común en los modelos eléctricos es que el cuarto esté localizado en la parte superior del hueco del ascensor, aunque no es raro encontrarlo también en la parte más inferior.

En los hidráulicos, podemos encontrarlo en cualquiera de las plantas del edificio y, preferiblemente, estará contiguo al hueco del ascensor.

En torno a cada comunidad de vecinos, cliente o usuario particular encontraremos circunstancias y necesidades diferentes, que serán determinantes a la hora de seleccionar un tipo de elevación u otro, con o sin cuarto de máquinas.

Como siempre en estos casos, lo mejor es dejarse aconsejar por un equipo de técnicos cualificados. En Inapelsa te ofrecemos nuestro asesoramiento más profesional y personalizado y te esperamos en cualquiera de nuestras delegaciones.

¿Sabes qué es un Organismo de Control Autorizado? ¡Pásate por este artículo y averígualo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.