La segunda causa más frecuente de los accidentes en ascensor está relacionada con el embarque y desembarque de los pasajeros. Así lo demuestra un estudio que la Federación Empresarial Española de Ascensores (FEEDA) llevó a cabo con datos del año 2020. La primera posición la ocupan los accidentes por atrapamiento y la tercera los de paradas entre desembarques.

Cuesta creerlo, pero entrar y salir de un ascensor puede albergar pequeños peligros de los que quizás nunca nos hayamos percatado.

¿Cuál es el motivo? Una nivelación deficiente de la cabina con la planta al comienzo o término de cualquier trayecto, ya sea de subida o bajada.

Con todo, FEEDA también informó de un descenso del 14 % frente a 2019 en el número de accidentes que tuvieron lugar por esta razón, con un total de 278.

Una cifra que, contrastada con los cientos de desplazamientos diarios que realizan estos aparatos y los miles de usuarios que suben y bajan del mismo cada día, resulta, cuando menos, insignificante.

Así que no hay por qué temer, únicamente debemos tener un poco de precaución y asegurarnos en todo momento de que el mantenimiento de nuestro equipo está en regla.

 

Una muy pequeña barrera de accesibilidad

La normativa en vigor establece que todos los ascensores deben aterrizar a ras de suelo y que, de producirse un desnivel, este no podrá exceder los 10 milímetros (1 cm) en ninguna circunstancia.

Es posible que para la mayoría, un escalón de unos cuantos milímetros nos resulte inofensivo y casi imperceptible, pero se trata de un desnivel lo suficientemente grande como para ocasionar dificultades de desplazamiento a cualquier persona con movilidad reducida, tales como usuarios de silla de ruedas u otras personas que necesiten de algún punto de apoyo para moverse (bastones, andadores, muletas, etc.).

 

 

¿Por qué ocurre?

Cuando la nivelación no es todo lo precisa que debiera ser, uno o varios factores en el funcionamiento del ascensor podrían estar entrando en juego:

  • Una carga que sobrepase la capacidad de la cabina y que haga que esta ceda
  • La antigüedad o el desgaste de los componentes del equipo, como las piezas que intervienen en el frenado
  • En los ascensores hidráulicos, cambios en la consistencia o calidad de los fluidos que lubrican los mecanismos

 

De un modo u otro, lo más recomendable en estos casos siempre será dar parte a la compañía mantenedora y permitir que sean los técnicos quienes valoren el problema y nos indiquen cómo proceder. Puede que el equipo simplemente necesite una puesta a punto.

Quedémonos con esto: cuanto antes abordemos cualquier problema con nuestro ascensor, menores serán los riesgos de sufrir algún percance.

 

Como compañía experta en el mantenimiento multimarca, Inapelsa se encarga de resolver esta y otras muchas incidencias técnicas en todo tipo de aparatos de elevación.

Si crees que la nivelación de tu ascensor está fallando y que alguno de tus vecinos puede tener problemas para entrar y salir de la cabina, ponte en contacto con nosotros y nos encargaremos de realizar los controles convenientes para tu equipo.

 

Quédate un rato más en nuestro blog, aún tenemos muchas más cosas interesantes que contarte.

¿Cuánto sabes sobre la historia de los ascensores? ¡Compruébalo aquí!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.