protocolo de ascensor

Aunque suene pedante o parezca exagerado el término protocolo de ascensor, en el ascensor se deben seguir unas normas de buena educación y convivencia. En definitiva, es un lugar en el que compartes espacio con otras personas y en el que debes comportarte como tal. No rigen ningunas normas escritas, sino que solemos usar la razón para actuar como seres civilizados. Pero si no se te ocurren las normas de protocolo de ascensor, te las vamos a contar.

Deja salir antes de entrar, una norma básica de uso de espacios

Esto vale para el ascensor o para la cafetería de la esquina, pero deja siempre salir antes de entrar a un lugar. Cede el paso y apártate de la puerta para facilitar la salida del ascensor a los usuarios que se encuentran en el interior de la cabina. ¡Un gesto que muchos te agradecerán, sobre todo en espacios pequeños! Además, no es solo por protocolo de ascensor, sino que es un gesto que facilitará el uso del ascensor. ¡Una norma que evitará choques!

Saluda al entrar y al salir del ascensor, más que protocolo de ascensor, buena educación

Como nos decía nuestra madre de pequeños, siempre hay que saludar y despedirse. Y por ello, no va a ser menos en un ascensor. Además, es ‘medio de transporte’ en el que compartirás viaje con otras personas. Un pequeño espacio en el que aunque no te apetezca compartir conversación, saludar es una buena medida de protocolo de ascensor. ¡Además no cuesta nada decir hola y adiós!

Preguntar a qué piso va

Ya sea mayor o joven, si entras en un ascensor con otras personas y te encuentras junto a la botonera dispuesto a apretar el número de tu piso, no te costará nada preguntar a los demás a qué planta se dirigen. Es otra de las normas básicas de protocolo de ascensor, que facilitará la vida a muchos y te agradecerán otros tantos. Así nadie te molestará para apretar su botón y tú evitarás tener que moverte.

Preferencia para minusválidos, mamás con carrito, embarazadas, o lesionados

Cuando estés esperando la cola en un ascensor (sobre todo suele pasar en los lugares públicos) cede SIEMPRE el uso a las personas que están obligadas a usarlo. Aunque no lo indique específicamente con una placa, las personas en silla de ruedas, invidentes, con algún tipo de lesión, embarazadas, ancianos o mamás con carrito, tienen preferencia en el uso del ascensor. ¡No esperes a que te lo pidan y cédeles el paso! Una norma básica de convivencia y de protocolo de ascensor que casi nadie cumple.

Guarda la puerta para que otro suba

Aunque vayas con toda la prisa del mundo, no está de más darle al botón de esperar para que pueda subir todos los usuarios. Muchas veces damos un sprint para subir al interior de la cabina y adelantamos a otras personas. Una norma de protocolo de ascensor es darle al botón que impide el cierre de las puertas del ascensor para que puedan subir todos.

No fumar ni beber, ¡por favor!

Es muy desagradable entrar a un ascensor y que esté sucio, con restos de comida o cualquier tipo de basura. Por ello, una norma básica de protocolo es mantener este espacio limpio para que las otras personas hagan buen uso de él. No se debe comer en el ascensor y mucho menos fumar. ¡El olor del tabaco perdura durante muchos minutos aunque solo se dé una calada a un cigarro! Nadie tiene porque oler el humo del cigarro que además es contaminante.

¿Cumples todas estas normas de protocolo de ascensor o te conoces alguna otra? Desde Inapelsa nos encantaría que nos contases cuál es la que crees que menos se cumple en tu comunidad o ascensores de uso público.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *