Nadie se resiste a los seductores encantos de un ascensor y su espejo.

Y si tú eres la excepción que confirma la regla y nunca te has sacado un selfie en este medio de transporte, tranquilo, que seguro que conoces a alguien que sí lo ha hecho en algún momento de su vida.

Para muchos, los selfies de ascensor son todo un guilty pleasure (placer culpable, o en otras palabras, algo que nos avergüenza reconocer que nos gusta).

Pero, ¿qué es un selfie exactamente? Pues, lo que en español se ha llamado toda la vida “autorretrato”. El caso es que este anglicismo, como otros tantos, es hoy día un término ampliamente extendido y utilizado por millones de hispanohablantes en todo el mundo (para el pesar de muchos lingüistas).

En la actualidad, prácticamente toda persona con teléfono móvil tiene en sus manos la posibilidad de hacer fotos en cuestión de pocos segundos. Entonces, si podemos tomarnos selfies en cualquier parte, ¿por qué el ascensor parece ser la localización estrella de esta clase de fotografías?

 

Espejito, espejito…

La gran mayoría de ascensores integra un espejo de grandes dimensiones en el interior de la cabina. Con ellos, a menudo podemos vernos reflejados de cuerpo entero, una ventaja para todos aquellos (entre los que se incluyen muchas celebridades) que disfrutan compartiendo en sus redes la ropa o los complementos que lucen cada día.

 

Cuando nadie nos ve

No nos comportamos de la misma forma solos o en compañía, ¿verdad? Cuando viajamos solos en ascensor, la cabina se convierte en un espacio individual, íntimo y acogedor. Esos escasos segundos entre planta y planta en los que nadie nos observa pueden ser la oportunidad perfecta para disfrutar de un momento privado más allá de nuestro hogar. ¿Por qué no habríamos de permitirnos un poco de sana vanidad?

 

El set

A diferencia de otros espacios con espejo como nuestra habitación o los cuartos de baño de nuestra casa, la cabina de un ascensor es un espacio bien iluminado a cualquier hora del día y con una estética neutral y sencilla. A nadie le interesa lo mucho o poco ordenado que tenemos nuestro dormitorio, el estilo de decoración de nuestro salón o el diseño de los aparatos sanitarios de nuestro baño; de lo que se trata es de que nos vean a nosotros. Nada más.

 

 

Sea como sea, es innegable que existe un magnetismo especial entre el espejo de nuestro ascensor y la cámara de nuestro móvil.

Resulta interesante cuando menos comprobar cómo los ascensores han llegado a formar parte de la cultura digital, y a ser considerados por muchos como los mejores estudios fotográficos del momento.

 

Ponte en contacto con nosotros en cualquiera de nuestros canales y cuéntanos cómo es el ascensor que te gustaría tener, incluyendo luces y espejo. 😊

¿Te apetece seguir navegando un rato más en nuestro blog? Anímate a echarle un vistazo a este artículo sobre la Ley de Propiedad Horizontal y su normativa en materia de ascensores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.