Los ascensores, como cualquier otro medio diseñado para el transporte de personas, deben ser sometidos a una serie de rigurosos controles de calidad antes de comenzar a ofrecernos a los humanos años y años de fiel y diligente servicio. Y en este caso concretamente, los controles se llevan a cabo en lugares construidos expresamente para este fin. Sería algo así como una universidad o centro de evaluación para ascensores, con sus exámenes y sus correspondientes aprobados y suspensos. Hoy, sin más preámbulos, vamos a hablarte de las torres de ensayo.

¿Alguna vez te has preguntado cómo y dónde se pone a prueba el funcionamiento de un ascensor?

Qué son y para qué se construyen

Las torres de ensayo, también conocidas como laboratorios de transporte vertical, son enormes estructuras que tocan el cielo a las afueras de las grandes ciudades y que han sido levantadas para que en su interior se compruebe, mediante pruebas y ensayos, que los ascensores cumplen escrupulosamente con todo lo que de ellos se espera.

Alrededor del mundo existen unas 30 y la mayoría las encontramos en el continente asiático. Son construidas por las propias compañías de ascensores en áreas con poca población o en polígonos industriales.

La más alta pertenece a Hitachi, se encuentra en la ciudad de Guangzhou (China), tiene 273 metros de altura y se llama H1 Tower.

En Rottweil, Alemania, se alza otra de las principales torres de ensayo del mundo (TK Tower) y, aunque no destaca por estar en el top 3 de las torres más altas, sí lo hace por disponer de un mirador de acceso público, por su peculiar y atractiva arquitectura y por ser la elegida para realizar las pruebas de un novedoso ascensor sin cables.

En nuestro país contamos con la presencia de una torre de la compañía Schindler en la capital andaluza. Originalmente construida para la Exposición Universal del 92 en Sevilla, esta torre ahora también hace las veces de mirador con vistas panorámicas al río Guadalquivir y está equipada con ascensores que suben sus 65 metros y 18 pisos en poco más de 20 segundos.

Y no hace falta que nos alejemos demasiado de Sevilla para hablar de otra torre de ensayo española. La que empezara a construirse en el Campus de la Universidad de Extremadura en 2013 como parte de un proyecto que ha estado paralizado durante años, por fin se pondrá en marcha en 2022. Está en Badajoz, mide más de 40 metros, dispone de 13 plantas y de más de 1.000 metros cuadrados de terreno. En ella se podrán poner a prueba todo tipo de ascensores, ¡y hasta 8 de forma simultánea!

En estos exámenes para ascensores se evalúan, en un entorno controlado, los límites de estrés y fatiga de las cabinas, los de sus maquinarias de tracción, guías, sistemas de reducción de velocidad y paracaídas. Además, que sean torres altas no es casualidad, ya que se necesita de una altura mínima para realizar también diferentes pruebas de velocidad.

Si lo piensas, puede que mientras lees esta entrada tu próximo ascensor esté presentándose a un examen. Pero no nos cabe duda de que lo aprobará. ¡Y con nota!

Si quieres información sobre nuestros servicios, resolver alguna duda o solicitar asesoramiento, puedes ponerte en contacto con nosotros aquí en cualquier momento.

¿Si te dijésemos que hubo un ascensor que protagonizó uno de las escenas más asombrosas del cine de terror, sabrías de qué peli se trata? ¡Descúbrelo aquí!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.