no usar el ascensor

Para todos, usar el ascensor forma parte de nuestra vida cotidiana y es completamente normal tenerlo como opción número uno para trasladarnos de forma rápida, incluso ante una situación de emergencia. Sin embargo, se pueden presentar situaciones de riesgo en las que usar el ascensor puede representar un peligro para nosotros. ¿Sabes cuáles son?

En un incendio

Seguro que habrás leído y escuchado varias veces que ante un incendio la primera prohibición es no usar el ascensor. ¿Por qué? Lo más importante es que ante una situación como esta puede haber un corte de electricidad y, en consecuencia, el o los ascensores del edificio dejarán de funcionar inmediatamente. De hecho, suspender el suministro eléctrico del edificio es uno de los primeros protocolos de actuación de los bomberos para evitar explosiones.

Por otra parte, el hueco del ascensor actúa como una especie de chimenea, ya que los gases que se producen en el incendio buscan cualquier espacio para salir y, este, es uno de ellos. Quedar encerrado en la cabina podría ser muy peligroso en un escenario como este.

Mantener la calma es importante al igual que identificar el lugar en el que se encuentra el incendio. Si se genera en plantas superiores, accede rápidamente a las escaleras y abandona el edificio. Por el contrario, si se encuentra por debajo de la planta en la que estás y, en caso de que el fuego haya alcanzado ya las salidas del edificio, es más conveniente acceder a la terraza donde habrá aire y mayor facilidad a la hora del rescate.

Durante un terremoto

El daño más frecuente que puede producir un seísmo en los ascensores es el descarrilamiento del contrapeso. Su función es, principalmente, equilibrar las cargas o el peso de la cabina para facilitar el trabajo del motor. Cuando esto ocurre, dependiendo de la magnitud del seísmo, el contrapeso puede impactar con excesiva velocidad en la cabina o, incluso, la cabina puede desplomarse completamente.

Tormentas eléctricas

Las tormentas de verano, las fuertes lluvias y la humedad son factores naturales que también pueden ocasionar averías en un ascensor. Durante una tormenta, una de las consecuencias evidentes son los cortes de electricidad. Aunque en este caso es probable que el servicio se restablezca rápidamente, podrías quedarte atrapado en la cabina.

Si las precipitaciones son muy intensas y prolongadas, también pueden producirse filtraciones en la sala de máquinas o inundaciones en pozos y pasadizos. No uses el ascensor si te encuentras en una de estas situaciones.

Inundaciones

Finalmente, y en ocasiones, si hay algún tipo de filtración en el edificio puede inundarse el foso del ascensor. Esto puede ocurrir por varias razones: por daño en una tubería de agua o saneamiento del edificio, por inadecuada impermeabilización del foso, por la subida del nivel freático o por filtraciones de agua de lluvia. Ante esta situación, existe un riesgo eléctrico y de oxidación del mecanismo del ascensor o de la propia cabina, los cuales no están diseñados para mantener contacto con el agua de forma constante. Por lo que es indispensable suspender el uso del ascensor hasta hallar la raíz del problema y solucionarlo.

¿Te ha gustado el artículo? Te recomendamos leer también “¿Qué hacer si te quedas atrapado en un ascensor?”. Compártelo con tus familiares y amigos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *