vivienda accesible

Desgraciadamente, los inmuebles en España no se construyen teniendo presentes los requisitos de accesibilidad. Menos del 5% de los edificios son accesibles y las calles tampoco se libran de tener que seguir mejorando en este sentido, eliminando barreras arquitectónicas y favorececiendo los desplazamientos sin limitaciones. Pero… ¿qué entendemos por vivienda accesible?

Podríamos definirlo como una casa adaptada a diferentes capacidades y en la que se busca que cualquier persona pueda ser autónomo: mayores, usuarios de sillas de ruedas, personas con movilidad reducida. Esto es esencial, porque el hecho de no depender de nadie hace que mejoren su calidad de vida y que incluso puedan vivir solos y sentirse más realizados. 

Para ello, lo principal es suprimir barreras y potenciar la seguridad en todas las estancias y espacios. Así, no solo ellos estarán más cómodos y tranquilos, sino también las personas que se preocupan o cuidan de ellos.

¿Qué necesito tener en cuenta en una reforma para una vivienda accesible?

Lo primero, el grado de dependencia del usuario y el tipo de discapacidad: si es motora, auditiva, visual… Así, sabremos qué es lo que debemos adaptar y podremos valorar las mejores opciones. Una vez conozcamos esto, deberemos poner el foco en los siguientes puntos:

Accesos

  • Suprimir desniveles mediante elevadores verticales o sillas salva escaleras. En caso de que las escaleras puedan subirse, colocar barandillas para apoyar al usuario y potenciar la seguridad.
  • Si hay varios pisos, priorizar la planta baja para que le sea más fácil acceder.
  • Puertas automáticas y con una anchura mínima de 80 centímetros.
  • Eliminar cualquier obstáculo y mueble innecesario para ir de una habitación a otra.
  • No colocar alfombras que puedan hacer que tropiece en los pasillos.

Muebles y suelo

  • Optar por un mobiliario con cantos redondeados que pueda ocasionar el menor daño posible en caso de tropiezo.
  • Asientos con reposabrazos y respaldos altos para que levantarse sea más sencillo. Los sillones suelen ser mejores que los sofás.
  • Elevador y/o montacargas si hay varias plantas.
  • Estanterías y cuadros fijos en la pared para evitar que caigan. 
  • Suelo firme, liso y antideslizante.

Cuarto de baño

  • Elegir ducha en lugar de bañera si es posible, a ras de suelo, con alfombrilla antideslizante, barras para agarrarse y grifería termostática que regule la temperatura fácilmente.
  • Evitar pestillo en la puerta para que no esté cerrada en caso de accidente en el que necesiten que personal entre.
  • Puerta que abra hacia fuera.

Dormitorio para un hogar accesible

  • Interruptor de luz al lado de la cama para que pueda encender y apagar sin levantarse.
  • Teléfono en la mesilla, para tenerlo accesible en caso de urgencia.
  • Estantes y armarios bajos. Si la persona va en silla de ruedas, será necesario valorar la altura todavía más.
  • Camas de altura media que no estén pegadas a la pared. Si la dependencia es elevada, una cama articulada y colchón de aire será muy útil para facilitar el movimiento y evitar dolores y úlceras.

Cocina

  • Priorizar vitrocerámica para evitar quemaduras.
  • Organizar el menaje de mayor a menor uso, para que pueda encontrarlo con facilidad.

Instalación eléctrica

  • Enchufes asegurados y con una distancia mínima de 40 cm del suelo.
  • Evitar los alargadores y cables de electrodomésticos en zonas de paso.
  • Numerosos interruptores, con señal luminosa para encontrarlos en la oscuridad. Recomendamos colocarlos a un metro del suelo, al principio y final de los pasillos, escaleras y al lado de la cama para acceder sin levantarse.
  • Iluminación adecuada, colocando las zonas de estar y trabajo donde haya más luz.
  • Teléfonos inalámbricos.

Como ves, son solo unas pequeñas directrices que deberemos tener en cuenta para una vivienda accesible, pero merece la pena para que la persona se sienta capaz y autónoma. Dependiendo del tipo de discapacidad, edad y personas que vayan a estar en su cuidado, serán necesarias unas medidas u otras, por lo que primero recuerda evaluar sus necesidades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *