ascensores hospitales

Un hospital sin ascensor es inviable. Son una herramienta fundamental para la gestión de los pacientes, la maquinaria, la atención de las necesidades de los familiares e ingresados… E incluso muchas veces ¡el único momento de respiro y descanso de los médicos de guardia! Por esta razón, los ascensores de hospitales tienen peculiaridades que los comunes en edificios no, ya que están subiendo y bajando 24 horas al día.

Además, son peculiares porque deben funcionar de forma rápida, segura, confortable y sencilla, para que todos los pacientes puedan estar lo antes posible en la planta a la que necesitan ser desplazados de urgencia.

Los ascensores de hospitales, sin contar con los ascensores auxiliares que tienen otros cometidos, son los llamados montacamillas o montacamas, ya que son los habilitados para transportar pacientes.

¿Cómo deben ser los ascensores instalados en un hospital?

Lo primero, las medidas de la cabina y el número de elevadores de emergencia que se necesitan. Se determinarán en función de cómo sea el edificio y el número de ocupantes, pero la normativa recoge una media de un ascensor accesible por cada mil personas.

Después, la carga, ya que estos ascensores suben y bajan una gran cantidad de visitantes y maquinaria que debe poder soportar sin problemas. Se establece que deben poder cargar, como mínimo, 1050 kilos. 

Al hilo de esto, también es fundamental la dimensión de la cabina, que debe medir, como mínimo, 1,20 x 2,10 metros.

En cuanto a la velocidad, algo muy importante al tratarse de un hospital con urgencias, deben ser capaces de asumir su recorrido en menos de 1 minuto.

Un aspecto muy curioso de los ascensores de hospitales es que, si ocurre un fallo eléctrico, apagón o, por ejemplo, una incidencia por tormenta tiene que poder seguir funcionando utilizando una fuente propia de energía hasta 1 hora. Esto es así para que, durante el tiempo que estaría parado mientras llega el técnico a solucionarla, pueda seguir transportando a los pacientes que lo necesitan.

Aspectos fundamentales del diseño de ascensores de hospital

  • La accesibilidad es, por supuesto, una de las cosas más importantes. Es esencial que cualquiera pueda entrar sin ningún problema con cualquier accesorio que facilite su mobilidad: silla de ruedas, muletas… Así como que puedan manipularse las camillas con fluidez.  
  • La seguridad es común a cualquier otro ascensor, ya que en todos los edificios las medidas son muy rigurosas. Deben contar con teléfono de asistencia 24 horas para poder hablar con la empresa de mantenimiento en caso de emergencia, luces frente a un apagón, botón de alarma, protección contra incendios y protocolo de seguridad si es necesario evacuar las instalaciones.

Además, cuentan con una empresa especializada para realizar el mantenimiento mensual para garantizar que todo está en buen estado y funciona correctamente.

  • Comodidad y rapidez, ya que todos los que visitan, trabajan y necesitan la atención de un hospital deben poder subir y bajar sin saltos ni ruido excesivo, frenazos o movimientos bruscos… Porque esto provoca miedo e inseguridad en los que están en la cabina. 

Además, deben funcionar de forma rápida porque mueven a muchas personas que necesitan que las puertas se abran en poco tiempo, que los desplazamientos duren lo mínimo posible… Los sanitarios deben poder acudir a las urgencias en el menor tiempo posible, por lo que incorporan tercnologías que priorizan trayectos de mucha urgencia.

Como ves, en los ascensores de hospitales todo está pensado para que quienes lo necesitan dispongan siempre de un servicio eficaz y cómodo que les facilite la estancia en el centro. ¿Quieres más información? Ponte en contacto con nosotros y te contamos todos los detalles que necesitas saber para su instalación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *